viernes, 28 de septiembre de 2018

Legítima defensa

1997 Usa drama. 135 minutos. Director: Francis Ford Coppola. Guión: Jhon Grisham. Música: Elmer Bernstein. Fotografía: John Toll. Productora: Paramount Pictures. Reparto: Matt Damon,  Danny DeVito,  Claire Danes,  Jon Voight,  Danny Glover, Mickey Rourke,  Mary Kay Place,  Roy Scheider,  Virginia Madsen,  Teresa Wright, Andrew Shue,  Dean Stockwell,  Randy Travis. Sinopsis: Rudy Baylor (Matt Damon), un joven recién licenciado en derecho, y un veterano empleado de despacho de abogados (Danny DeVito) se alían para enfrentarse a un prestigioso bufete que trabaja al servicio de una poderosa compañía médica de seguros. El caso del que se ocupan, el de un joven moribundo, irá adquiriendo dimensiones cada vez más inquietantes. The Rainmaker es la adaptación cinematográfica de una novela (la mejor según la crítica) del escritor de thrillers judiciales John Grisham. La película fue realizada por Francis Ford Coppola, si bien por encargo, aunque el director demuestra su habilidad en la narración y, como él mismo declaró, puso un gran esfuerzo en mostrar los inicios profesionales de un joven, tal como cuando él se inició en el cine. Para ésto, Coppola se nutrió de un reparto bastante importante: Matt Damon, Jon Voight, Danny DeVito, Claire Danes, Mickey Rourke, etc., y un sorprendente Danny Glover que por algún motivo no aparece en los créditos.

Ante todo debo decir que el libro me fascina. Lo leí varias veces, y cada vez me sigue atrapando. Por supuesto, es absolutamente comercial y está lleno de licencias. Grisham no escribe precisamente clásicos. Pero hay una historia detrás, y está verdaderamente bien contada. Uno no puede menos que simpatizar con el joven abogado y sufrir con él las peripecias a que se ve sometido.
Como toda adaptación de un libro, creo que la película pierde bastante. Es imposible repetir en imágenes la miríada de situaciones, encuentros y pensamientos de que se compone una historia escrita en un libro. Mal que le pese al cine, hay aspectos en que los libros son irreemplazables. Y eso que estamos hablando de una película de más de dos horas, lo cual por otra parte no se siente en absoluto, ya que la mano del director guía con suavidad el desarrollo, sin caer en la pesadez en ningún momento. (De hecho, el primer corte de la película fue de más de seis horas, lo que muestra la riqueza de situaciones de la novela original.)
El título original The Rainmaker, que literalmente significa "hacedor de lluvias", designaba en las tribus antiguas al encargado de hacer danzas para atraer la lluvia. Por tanto, refiere a la persona que trae abundancia o tiempos de bonanza. Y también, metafóricamente, al profesional que, dado su excelente trabajo, atrae nuevos clientes.
Por último, no puedo menos que simpatizar con Khaledia (de quién admiro la sensibilidad que demuestra a través de sus comentarios) y tantos otros usuarios de la página que tienen uno o más admiradores secretos que se dedican a darle al No con todo cariño a sus críticas. Desde hace un tiempo, parece que yo también me he conseguido uno de esos que, evidentemente, no tienen mejor cosa que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario