viernes, 3 de agosto de 2018

Stanley Steamer Fire


Para evitar problemas legales y conflictos con el diseño que habían vendido a la compañía Locomobile, los hermanos Stanley diseñaron un nuevo modelo de motor que engranaba directamente al eje trasero. Los últimos modelos disponían de carrocería de aluminio pero mantenían el chasis rígido de tubos de acero. El generador de vapor pasó a la parte delantera y, por culpa del diseño de la cubierta del generador, los clientes llamaron los nuevos modelo "baúl de muertos". En 1915 se instaló un condensador para mejorar la autonomía (hasta entonces era muy limitada: de unos 80 Km).25 de enero de 1905 (121,57 mph). En 1906 un Stanley Stem batió el récord de velocidad (una milla en 28,2 segundos). Un coche de vapor, el Serpollet, había sido el primero en superar los 100Km/h. (13 de abril de 1902). Modelo "el Œuf de Pâques". (75,06 mph).Los automóviles de combustión interna (con motor Otto) mejoraron mucho las prestaciones a finales de 1910. El golpe definitivo, desde el punto de vista práctico, fue la adopción del motor de arranque eléctrico que permitió dejar de lado el arranque manual con manivela (maniobra peligrosa e incómoda). Un automóvil con motor de explosión permitía un arranque instantáneo mientras que un automóvil de vapor necesitaba unos minutos. También el precio fue decisivo: los automóviles de vapor, fabricados manualmente, eran mucho más caros que los coches de combustión interna. Algunas fuentes citan que, por culpa de una peste equina, todos los abrevaderos del lado de las carreteras fueron suprimidos. Los propietarios de los Stanley precisamente usaban estos bebederos para reponer el agua que consumían sus automóviles. Este hecho no ayudó nada a las ventas de los coches de vapor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario