jueves, 9 de agosto de 2018

Kalapács " Örökfekete"

Kalapács " Örökfekete" Heavy Metal Hungría 2018
01. A langok evada
02. A tuz es jeg dala
03. A sotet oldal
04. Vandorok angyala
05. Orokfekete
06. Jo legyen
07. Arnyek hull
08. Gyavasag es batorsag
09. Bosszuvagy
10. Parancsolatok
11. Jekyll es Hyde
12. Ha keves minden szo


József Kalapács: Cantante
Lajos Sárközi: Guitarra
László Weisz: Guitarra
István Beloberk: Bajo
Zsolt Beloberk: Batería


Josef Kalapács es uno de los cantantes mas famosos de Hungría. Famoso por su paso por la banda con más público de toda Hungría, fue la voz de los míticos Pokolgép de 1982 hasta 1990. Después de dejar Pokolgép se metio en un proyecto de Hard Rock como Metal Lady que no tuvo salida. Se alistó a las filas de Omen de 1990 al 2000, una banda de Power Metal húngaro con mas de 30 años de solera.
Desde 1996 tiene su propio proyecto, Kalapács. El no es como el típico cantante que pasa por una banda famosa y vive del legado de su otra banda, pensar en Blaze Bayley que siempre tiene que cantar los temas de Maiden por ejemplo, pues Kalapács no necesita cantar temas de Pokolgép, porque tiene suficiente repertorio como Kalapács, de echo, este es su doceavo álbum de estudio.
Hubo un tiempo donde Kalapács como banda vendía mucho mas que Pokolgép, porque esta última banda estaba muy parada y se consideraba a los Kalapács como los herederos del sonido de los Pokolgép... pero en los últimos años ya no es así, Pokolgép con su último álbum recupero su puesto entre los fans húngaros y Kalapács cede terreno y desde luego con este nuevo álbum no lo va a recuperar.
A langok evada es el típico tema con estribillo machacón y melódico y solo de guitarra melódico. A tuz es jeg dala es un medio tiempo con un arranque en balada acústica y cambio de ritmo para un medio tiempo de metal bastante blando y repetitivo.
Temas como A sotet oldal te dejan muy frío porque aunque en las guitarras tratan de darle una capa clásica de metal a lo Judas Priest y a su vez, un poco de Power Metal pero siempre muy lineales.  Vandorok angyala es tan simple que estaría en el radar de cualquier banda principiante.
Podría hablarte de mas temas de este álbum como BosszuvagyJekyll es Hyde, pero sería repetirse porque todos buscan lo mismo, por lo tanto, todos suenan iguales. Una curiosidad, este gran cantante de 56 años, en realidad no se apellida Kalapács, nadie sabe su apellido real, Kalapács es una palabra húngara que traducida al castellano es martillo... pues precisamente hace años que el bueno de Josef Kalapács ya no suena como un martillo.
Desde hace años no encuentra la tecla correcta y se dedica a repetir una y otra vez el mismo esquema y sus trabajos pasan bastante desapercibidos. El primer problema es que a sus 56 años sufrió un bajón muy importante en su voz, sigue teniendo ese tono tan característico suyo que lo hace diferente pero no tiene potencia ya alguna, cuando antes si que la tenía e incluso versatilidad... ahora se las canta todas igual, casi hablando, sin entonación ni emoción alguna y es el gran lastre.
Otro problema, la producción... no está mal pero es que tampoco favorece en nada, el sonido de la batería es lineal, blando y siempre lo mismo. Como siempre es la misma estructura de los temas, el riff con groove al inicio, el estribillo melódico a medio tiempo y el solo melódico al final del tema, siempre es así en casi todos los temas y acaban aburriendo.
Suena clásico y es que Kalapács nunca se vende y siempre saca el mismo material, pero sin pasión alguna, sin chispa, su metal clásico no sabe a nada de esta forma.

Feeling: 3/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario