miércoles, 8 de agosto de 2018

Citröen GS

La marca Citroën siempre se ha caracterizado por sacar al mercado coches estéticamente novedosos con soluciones tecnológicas curiosas. Hoy retrocedemos al año 1970 para recordar la historia de una de esas creaciones, el Citroën GS, que cumple 45 años de vida. Cuando salió al mercado era un coche necesario de producir ya que, a principios de los años 70, la gama Citroën “saltaba”, sin término medio, del humilde 2 CV a la berlina de lujo DS.


Este coche forma parte de la historia del automovilismo. A pesar de su origen francés logró hacerse un hueco en el corazón de todos los españoles, de hecho alguna unidad se fabricó en nuestro país. Es uno de los coches más exitosos de la marca gala, y en España fue un hito en su día, al ser un coche de “lujo” asequible, y al incorporar soluciones técnicas inéditas en los coches de fabricación nacional.
Su espectacular línea se basa en un prototipo que la marca francesa había presentado 14 años antes del lanzamiento del GS. Estaba todo listo para su lanzamiento en 1963, pero en esto apareció el Renault 16, con un diseño bastante similar, y se decidió paralizar el llamado Proyecto F.

A partir de aquí ocurren una serie de acontecimientos que desencadenarán en el éxito del GS. Ese mismo año, en 1963, el fabricante BMC encargó a Pininfarina un estudio de diseño, del que saldrían dos prototipos que el fabricante inglés descartó por ser demasiado arriesgados. Aquí es donde aparece la figura de Robert Opron (diseñador del Citroën en cuestión) que copió el diseño de esos dos conceptos radicales de Pininfarina. Mira cómo era el prototipo en cuestión:

No hay comentarios:

Publicar un comentario