martes, 31 de julio de 2018

Stanley Steamer


Los primeros automóviles Stanley disponían de chasis rígidos formados por un bastidor tubular rectangular y cuatro ruedas sin suspensión de ningún tipo. La carrocería del vehículo, con el generador de vapor y el motor, estaba suspendida mediante muelles elípticos de acero. El generador de vapor (caldera) era del tipo de tubos de fuego verticales, en principio montado detrás de los asientos, y disponía de un quemador de gasolina vaporizada (de queroseno en modelos posteriores) en la parte inferior. La caldera estaba reforzada con cuerda de piano (cientos de metros de cable delgado de acero) bobinado alrededor, un diseño que permitía un barco muy resistente y de peso moderado. Los tubos de fuego eran de cobre en los primeros modelos. Los tubos estaban estampados a presión en los ojales de las bridas superior e inferior.2​ En modelos posteriores, la adopción de un condensador para mejorar la autonomía provocaba fugas de aceite a través de las juntas de expansión y se usaron tubos de acero soldados. Las calderas eran más seguras de lo que se podría suponer. Tenían válvulas de seguridad y, en caso de fallar alguna de estas, la sobrepresión causaba la ruptura de alguna de las numerosas juntas presentes. La ruptura permitía que la presión bajara mucho antes de la explosión de la caldera. No hay ningún caso documentado de una explosión en funcionamiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario