jueves, 12 de julio de 2018

León Marino

Antes que nada deberías saber que no es lo mismo un león marino que un lobo marino, ya que los primeros son más grandes. A su vez, son dos especies distintas a la foca, la cual presenta piel menos gruesa y pelaje más lado, aunque por supuesto todos pertenecen al grupo de los mamíferos pinnípedos.


El cuerpo del león marino está adaptado de tal manera que puede conservar su calor corporal incluso estando sumergido y a baja temperatura. Esto se debe a que posee una capa muy gruesa de grasa bajo su piel (como sucede en otros animales como el oso polar), con la cual, además, almacena energía y les proporciona los ‘motores’ para desplazarse fácilmente en el agua.

Tiene la capacidad de sumergirse hasta 200 metros de profundidad y permanecer en el agua 40 minutos sin salir a la superficie para respirar. Otro de sus récords es su velocidad de nado: 40 km/h, aunque en tierra es bastante más lento, algo que les ha valido para ganarse el mote de ‘perezosos’, ya que pasan muchas horas tumbados al sol.

Por otra parte, hay que señalar que la dieta de este mamífero marino se compone de todo tipo de animales, ya que es carnívoro: calamares, pingüinos, peces e incluso crías de focas o aves.A pesar de su gran tamaño, este animal forma parte de la dieta de las orcas y de los grandes tiburones. En el primer caso la pelea puede estar casi perdida debido a las dimensiones de su oponente, pero en el segundo algunos logran escapar de las mandíbulas del gigante pez gracias a su técnica de agotamiento del depredador: el león marino lo cansa para que el tiburón desista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario