martes, 31 de julio de 2018

La boda de Tuya

2006 China. 92 minutos. Drama. Director: Wang Quanan. Guión: Wang Quan'an, Lu Wei. Fotografía: Lutz reitemeier, Productora: Xi 'an Motion-Picture / Maxyee Culture Industry. Distribuida por China Film Group. Reparto: Yu Nan,  Ba Te Er,  Sen Ge, Hombre Rancio,   Bao'lier,  Bao'erku,  Zhaya,  Ting Ting Ren
Sinopsis: En la Mongolia más rural y profunda, Tuya (Yu Nan) es una joven mujer que lucha por cambiar su destino, intentando sacar adelante a su marido, tullido, sus dos hijos y su rebaño de ovejas. La presión que ejerce el Gobierno para que los pastores mongoles abandonen su tradicional vida nómada es cada vez mayor. Tuya es guapa, fuerte y testaruda. Cuida de sus animales y su familia en Mongolia Interior. Rehúsa abandonar sus pastos pero el esfuerzo prolongado le pasa factura y cae enferma. La única solución es divorciarse de Bater, su marido, y volver a casarse para poder seguir adelante. No son pocos los pretendientes, pero ninguno quiere aceptar la condición que Tuya impone. No busca a alguien rico, apuesto o inteligente. Solo pide que cuide de sus hijos y, sobre todo, de su marido Bater.

El nombre de Wang Quan'an seguramente cogió a más de uno fuera de juego cuando el pasado febrero se alzó con el Oso de Oro en Berlín por delante de gente como Soderbergh, De Niro, Ozon, Rivette, Menzel o Park Chan Wook. Lo cierto es que no es de extrañar, "Tuya de hun shi" es su tercer film y si exceptuamos su país de origen, China y Francia que ha venido siendo receptiva a sus películas, pocos más habrán caído en la cuenta de este realizador, seguramente también ante la saturación de cine asiático reciente (de media alta hay que puntualizar). La principal baza de la película, lo que la ensalza es la frescura de sus ideas, su originalidad enraizada en el costumbrismo mongol, en la desgraciadamente no tan corriente necesidad de contar cosas, en el personaje humano de Tuya, centro lógico de la historia. Por momentos la historia de Tuya pasa por el aspecto de cine de realismo mágico, de personajes encantadores (tal vez demasiado buenos aunque las pasan canutas), aspecto que la aleja de ese otro cine asiático más intelectual y de autor más propenso a ocultar mensajes bajo llave mientras que aquí se hace todo más patente en busca de una emotividad más directa. Y por otros la historia de Tuya (y creo que son sus mejores momentos) se asoma a la tragedia, al poso dramático de una realidad más que dura, dolorosa, a los designios de un matrimonio condenado a dividirse para sobrevivir, a la imposibilidad de mantener el amor, a defender las virtudes del alma frente a los golpes del destino. Le falta a mi entender un posicionamiento más arriesgado, más sutil, aunque deja escenas de gran calado y es básicamente una historia digna de contar que nadie antes había contado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario