miércoles, 11 de julio de 2018

El Cobarde heróico

Inglaterra 1975 102 minutos. Guión: George Mcdonald. Director: Richard Lester. Música: Ken Thorne. Fotografía: Geoffrey Unstworth. Productora: Coproducción Reino Unido-EEUU; Twentieth Century-Fox Film Corporation / Two Roads Productions. Reparto: Malcolm McDowell,  Alan Bates,  Florinda Bolkan,  Oliver Reed,  Tom Bell, Joss Ackland,  Christopher Cazenove,  Henry Cooper,  Lionel Jeffries,  Alastair Sim, Britt Ekland,  Bob Hoskins
Sinopsis: Otto von Bismarck contrata los servicios de Flashman para que realice una peligrosa misión: se trata de suplantar a un príncipe germano con el que Flashman tiene un extraordinario parecido. Una vez conseguido su objetivo, Bismarck intentará asesinar a Flashman y al príncipe para conseguir la unificación de los estados alemanes
El Cobarde Heroico es un filme que en la línea del cine de Lester, trata de desmitificar absolutamente todo lo que se encuentra en su camino. En este sentido, el filme tiene bastante relación con las películas que firmó el director sobre los Mosqueteros, donde adaptaba la obra de Alejandro Dumas. En los primeros compases de la película, le toca sufrir su parte de parodia al propio orgullo inglés, en una secuencia sinceramente divertida (seguramente de las pocas de todo el filme que realmente lo son) vemos a nuestro protagonista, un soldado del ejército británico, siendo vitoreado por su gran labor militar en Afganistán. Mientras la voz de un narrador nos cuenta la gran valentía de nuestro héroe, las imágenes se retrotraen a la acción, y se contradicen con lo que estamos viendo (en definitiva, nuestro personaje es en realidad un cobarde). Esta secuencia ya nos habla bastante de lo que veremos a continuación, pues todo el filme gira en torno a ese humor tan característico de Lester, unido a la desmitifación de todo alto concepto.

De hecho, hay que indicar que la película está ambientada en un determinado momento histórico, como es mediado del Siglo XIX. En un principio, la escena sucede en Gran Bretaña, pero el eje de la acción sucederá especialmente en Alemania, y tendrá un invitado de excepción, como es Otto Von Bismarck. Efectivamente, uno de nuestros protagonistas (el Villano, en definitiva) es el célebre canciller de hierro. Aunque vaya por delante, que El Cobarde Heroico dista mucho de ser una película histórica, y en realidad es una aproximación al género de aventuras de toda la vida (el de Burt Lancaster y la intranscendencia más banal). Simplemente, la historia de Otto Von Bismarck y la unificación alemana que hay de telón, es el envoltorio con el que se adorna una historia de capa y espada. El filme se entretiene bastante con la ambientación y algunos decorados, seguramente porque estos recursos siempre deslumbran a gran parte del público, aunque ni siquiera este sea un apasionado de la historia o del género Histórico. De hecho la película tiene una esencia bastante cercana a la de las películas del propio Lester y sus adaptaciones sobre la novela de Dumas (como ya hemos comentado) e incluso las coreografías de acción son muy parecidas: espadachines subidos a mesa y haciendo algún que otro gesto cómico mientras liquidan a sus enemigos (es curioso como en el género cómico siempre tiende a esconderse la víctima, como si los soldados abatidos realmente no murieran, sino que estuvieran jugando).


Siguiendo con Lester, también nos encontramos con un personaje principal típicamente arquetípico, que Lesteriza, todo lo que se encuentra a su paso. Primero hemos visto como nuestro personaje era un cobarde, y a lo largo del filme veremos que es un bravucón, que no tiene reparos en flirtear con cualquier dama que se le presente (Con un Sex Appeal innegable, todo hay que decirlo). El Humor ligero y frugal es el que abandera la película, y así se dejan los temas trascendentes de lado. En definitiva, es el propio filme el que es autoconsciente de lo que está ofreciendo, y por tanto del tipo de público al que aspira, así como del acabado final.

El problema principal de El Cobarde Heroico, es que el montaje está realmente descompensado. Hay secuencias que muestran una importancia desmesurada, caso del combate de Boxeo que se alarga en exceso y que no aporta demasiado a la historia, y como estas secuencias inanes nos encontramos con diversas a lo largo del metraje. Igualmente le sucede a los momentos de acción, con los que Lester especula sin demasiado rigor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario