lunes, 11 de junio de 2018

Vamos a matar, compañeros

Italia 118 minutos. Spaguetti Western. Director: Sergio Corbucci. Guión: Sergio Corbucci. Música: Ennio Morricone. Fotografía: Alejandro Ulloa. Productora: Tritone. Reparto: Franco Nero,  Tomas Milian,  Jack Palance,  Fernando Rey,  Iris Berben,  José Bódalo, Eduardo Fajardo,  Karin Schubert,  Gino Pernice Sinopsis: Durante la Revolución Mexicana, el traficante de armas sueco Yodlaf Peterson se alía con el general Mongo para liberar a un profesor revolucionario. Pero lo que realmente persigue el mercenario es conseguir un botín, cuyo escondrijo sólo conoce el profesor.
Esta película tiene muchos puntos en común con la mítica cinta “Salario para matar”, que se trató de la primera incursión que hizo Corbucci en la temática de la revolución de México, a la que le siguió esta mejorada versión titulada “Vamos a matar compañeros” y que finalizaría su trilogía con la irregular “¡Qué nos importa la revolución!”.


Después de los sonados éxitos que tuvo anteriormente con su aliado Franco Nero, no dudó ni un momento en trabajar con él también para esta ocasión. Como telón de fondo una revolución, personajes variopintos buscando su oportunidad, acción en estado puro y con mucho desenfreno, son los deliciosos ingredientes que degustará el amante de los spaghetti westerns que se acerque a esta gran obra, en el que merece una mención especial el bueno de Tomás Milián interpretando al Vasco.

En resumen, cabe comentar que estamos ante una de las mejores películas del italiano, y a pesar de que sea más completa y consistente que su obra de culto “El gran silencio”, para mucha gente su tono cómica hace que le reste puntos en comparación con aquella a la hora de la verdad. Y no hay razón. Recomendable.La generaliza-da critica encuentra a un bandido astro-americano como insuficientemente astronomico, no se necesita imprudencia argumental para poder imponer rubios corceles a un cubano desaparecido y vuelto a aparecer junto con un calvo automático de el negro que al mismo tiempo es pingüino contrasta la general actuación del genial argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario