miércoles, 20 de junio de 2018

Kilimanjaro

Este acontecimiento se remonta a entre 0,6 y 0,55 millones de años y es del que más se sabe. Hasta la actualidad se han identificado cinco etapas. Hasta 0,4 millones de años antes de nuestra era, está formado un estratovolcán cónico, comparable al Mawenzi, probablemente sobre la dorsal Kibongoto. Las erupciones son irregulares y favorecen la erosión y los depósitos de morrena generada por el primer período de glaciación. Se componen de traquitas, de traquiandesitas de oligoclasas, de traquibasaltos y de basaltos de olivino, con presencia de fenocristales de feldespato. Concluyen con un evento explosivo llamado Weru Weru, a base de piroclastitas y lahares, al sur y suroeste de la caldera, así como las primeras irrupciones de conos secundarios en la zona de Ol Molog. Entre 0,4 y 0,25 millones de años antes de nuestra era, un nuevo domo de lava de traquitas y fonolitas se formó a 1,6 km al noreste. Emitió coladas de lava de pórfido que provocaron el hundimiento del edificio y la aparición de intrusiones de sienitas. El segundo período de glaciación causó una mayor erosión. Se forma un lago, como lo demuestra la presencia de lavas almohadilladas. Entre 0,25 y 0,1 millones de años antes de nuestra era, se suceden erupciones de tipo pliniano. Las repercusiones llegan hasta Kenia. La erosión causada por el tercer período de glaciación conduce a un hundimiento parcial y el vaciado de la caldera elíptica de 1,9 por 2,3 km, en particular por lahares y flujos piroclásticos. Entre 100 000 y 18 000 años, la caldera y el domo actuales se forman en el interior de los restos del anterior. Las huellas de erupciones freáticas y de erosión validan la existencia de la cuarta y quinta glaciaciones, intercaladas de episodios más húmedos con existencia de acuíferos en el Holoceno. Por último, entre 18 000 y 5000 años, el Kibo alberga un lago de lava. Su drenaje crea el Pit Crater cubriendo la cumbre de escorias,28​ y la vertiente norte de coladas de lava.


Aunque no existen registros de la última erupción somital (de la cumbre),29​ y que en la actualidad se considera inactivo, el Kilimanjaro aún experimenta algunas sacudidas sísmicas y emite en ocasiones fumarolas a base de dióxido de carbono, dióxido de azufre y ácido clorhídrico en el fondo del cráter Reusch, cuya temperatura en superficie alcanza los 78 °C.28​ En 2003 se concluyó que el magma estaba presente a 400 m de profundidad bajo el cráter de la cumbre.30​ Por otra parte, varios hundimientos y corrimientos de tierra tuvieron lugar en el pasado, uno de los cuales creó la Western Breach (brecha occidental). Las últimas erupciones tuvieron lugar a lo largo de la dorsal de Rombo y en el maar del lago Chala que medía 3,2 km de diámetro, más de 90 m de profundidad y situado al sureste del volcán. Eran de tipo estromboliano, vulcaniano o hawaiano, de una sucesión de varios tipos o de alguno de los tres. Esto refleja la complejidad de los ciclos de apertura de los rifts, la migración en las dorsales del volcán y la diferenciación del magma.28​ Estas erupciones crearon conos satélites de un centenar de metros de altura

No hay comentarios:

Publicar un comentario