domingo, 24 de junio de 2018

Gustav Klimt

Si tuviéramos que poner palabras a sus obras o bien describir cuáles son las principales características que las definen, serían necesarias muchas más hojas. Sin embargo es posible concretar algunas de ellas: Gustav Klimt tardaba meses en acabar sus obras, sobre todo si se trataba de encargos mayores. El tiempo lo utilizaba en trabajar la elaborada y complicada técnica de colocar pan de oro y pan de plata junto a la creación de intrincados motivos decorativos en bajo relieve con yeso.

Cuando su obra empezó a madurar se caracterizó por la pintura de oro que mezclaba imágenes clásicas con toques orientales, aparecieron los dibujos planos protagonizados, casi siempre, por mujeres de rostros severos en eróticas posturas que marcaban los contornos curvos y descansaban, resultando siempre en una figura femenina potente. La pintura de Klimt irritó a casi todas las facciones ideológicas de Viena: los académicos encontraron el simbolismo demasiado vago y los católicos se ofendieron por los desnudos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario