jueves, 7 de junio de 2018

Falkirk

La ciudad está asentada en la intersección del canal Forth y Clyde y el canal Union, una localización que resultó fundamental para el crecimiento de Falkirk como centro de la industria pesada durante la Revolución industrial. En los siglos XVIII y XIX fue el centro de la más grande industria de hierro y de acero, sostenido por la Carron Company que se desarrolló cerca de la ciudad. En los últimos 50 años o más, la gran mayoría de la base industrial pesada de Falkirk ha desaparecido, con la economía de la ciudad que se convertía cada vez más en servicios orientados.

En la actualidad, Falkirk funciona como el principal centro administrativo y de ventas al por menor para el área de concejo de Falkirk. Sus atracciones dentro y alrededor de Falkirk incluyen a la Rueda de Falkirk, ruinas del Muro de Antonino y la Callendar House.El ejército escocés, otra vez compuestos por lanceros campesinos como en Stirling, estaba dispuesto en cuatro grandes formaciones de erizo de unos 2.000 lanceros cada una.3​ Las largas lanzas eran de varios metros y daban forma a una defensa aparentemente inexpugnable. Los huecos entre las formaciones escocesas fueron llenadas con arqueros con arcos de corto alcance, y en la parte trasera estaba la pequeña tropa de caballería, procedentes de Comyns (Clan Cumming) y de otros magnates.


El martes 22 de julio la caballería inglesa, dividida en tres batallones, finalmente cayó de lleno en el corazón de las fuerzas escocesas. El flanco izquierdo estuvo comandado por Roger Bigod y el derecho por Anthony Berk, obispo de Durham, mientras el rey Eduardo comandaba el centro, en la parte trasera de la vanguardia. Berk intentó mantener la posición hasta que llegara el rey Eduardo, pero sus ansiosos caballeros lo anularon y atacaron en tromba y el desorganizado batallón acabó encerrado entre los dos flancos de la armada de Wallace. El terreno retumbó por las galopadas de los jinetes y sus caballos y los lanceros escoceses se prepararon para el impacto. La visión de este hecho fue demasiado para la caballería escocesa que dio media vuelta y se fue del campo de batalla. Pero las formaciones escocesas se mantuvieron firmes, asimilando el shock del impacto. Los caballeros ingleses no se impresionaron por el bosque de lanzas y fueron pronto empalados. Un gran número de caballos fueron aniquilados debajo de sus jinetes. Eduardo llegó a tiempo para presenciar el desconcierto de su caballería y rápidamente restaurar la disciplina. Se ordenó la retirada de la caballería y Eduardo se preparó para emplearse en la táctica que le había otorgado la victoria contra los galeses en la batalla de Maes Moydog en 1295.A pesar de salir bien parada de la lucha contra los caballeros ingleses la formación de falange escocesa fue aislada y bloqueada dentro de la estática formación defensiva. Eduardo entonces junto a sus arqueros con los de los otros batallones y atacó de forma despiadada mediante varias lluvias de flechas a la defensa escocesa. Los escoceses ahora no tenían donde esconderse o donde poder esquivar las flechas ya que estaban totalmente parados en su nueva posición, cosa que facilitó que los arqueros ingleses dieran de pleno en el blanco de sus objetivos. Los escoceses fueron destrozados. Perdieron estos la batalla mucho antes de que la primera andanada de flechas cayera, cuando la caballería no respondió a los ataques y esperó a que los magnates les ordenaran hacerlo. Un gran número de hombres cayeron muertos, incluido Macduff (Clan Macduff), que gobernaba la región de Fife. Los supervivientes, incluido William Wallace, huyeron lo mejor que pudieron. Esta fue la primera gran victoria de los arqueros en batalla campal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario