sábado, 5 de mayo de 2018

Nonexistent " W.A.R"

Nonexistent " W.A.R" Power Metal  Canadá 2018
01. W.A.R
02. NonExistent
03. King Ultros
04. Mistress Pain
05. Blackheart
06. Twelve Sons
07. Wrath

Lahey: Bajo
Keleher: Batería
Riddell: Guitarra
Hideg: Guitarra
Foote: Cantante

Se trata de una banda canadiense procedente de Ontario que se dedica a mezclar el viejo pero nunca pasado de moda Us Power Metal con el Groove y el Metal clásico. Banda creada hace 18 años que debutó en el 2013 con un ep y editan su primer larga duración en este 2018. Nos sorprenden con unos riffs doblados y melódicos épicos que recuerdan a los Judas Priest y su maravillosa idea de las twin guitars, para después sumarnos en la oscuridad total con unas voces casi guturales y unos ritmos groove que no te llevan a ningún sitio, W.A..R es este primer tema que no te lleva a ninguna parte.
Nonexistent es un mediotiempo con un guitarreo melódico, épico y con cierta habilidad en la aceleración de la base rítmica, demostrando que la mejor carta en la manga de esta banda es su guitarrista solista que se marca un solo minutero de puro Shred mezclado con Neoclásico que es como mezclar Yngwie con Chastain y la verdad es que es un chupito que sabe la mar de bien.
Todo el estupendo trabajo de las guitarras se ve lastrado por dos elementos. Primero la labor vocal, flojísima una voz casi gutural con una producción flojísima y luego por la repitición constante de las mismas ideas una y otra vez, King Ultros y Mistress Pain combinan el clasicismo de los solos melódicos con un Groove y una voz gutural que no les pega ni con cola pero no son los únicos problemas, la banda tiene una falta de feeling brutal y no sabe acompañar la buena labor de su guitarrista.
Las voces guturales no pintan absolutamente nada en este trabajo y son un lastre constante, la falta de creatividad en la base rítmica así como una falta de contundencia y una estructura tan similar entre todos los temas como previsible hace que la intensidad de los temas vaya cayendo en picado poco a poco. Hay otro defecto y ya suman demasiados y es que el guitarra solista pese a su buen gusto compositivo comete siempre dos errores. El primero de ellos que practicamente siempre te hace el mismo solo de guitarra en todos los temas y el segundo es que se eterniza en los solos.
Wrath o Twelve Sons son dos temas que no añaden gloria al trabajo. Falta de feeling, voz gutural que no pega ni con cola con la melodía que tienen que es su gran punto fuerte y no la respaldan pero a la vez abusan de esa melodía, un trabajo muy descompensado a todos los níveles.

Puntuación: 4/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario