martes, 29 de mayo de 2018

Mátalos y vuelve

1968 Italia 100 minutos. Spaguetti Western. Director: Enzo Castellari. Guión: Tito Carpi. Música: Alejandro Ulloa. Productora: Coproducción Italia-España; Fida Cinematografica / Centauro Films. Reparto: Clyde, oficial sudista y aventurero, recibe la orden de apoderarse de un depósito de oro oculto en un fortín del ejército del norte. Para conseguir tamaña empresa contratará a cuatro mercenarios de los que más tarde tendrá que deshacerseDivertida mixtura de spaghetti-western y hazañas de comandos que toma por igual elementos de la “Secreta invasión” de Roger Corman, los “Doce del patíbulo” de Aldrich (film saqueado por antonomasia en la época), el “Río Cochos” de Gordon Douglas o “Los profesionales” de Richard Brooks pasados por el pintoresquismo tebeístico del western all’italiana y la túrmix de Enzo G. Castellari en un film que resume perfectamente su praxis como director: acción, acción y acción.

Un reparto estupendo que une/enfrenta a Chuck “El hombre del rifle” Connors con un sólido equipo de secundarios habituales del cinema bis -Frank Wolff, Leo Anchóriz, Ken Wood (esto es Giovanni Cianfriglia) o Furio Meniconi bajo su colorista seudónimo de Men Fury (sic.)-, una banda sonora tan buena como era (casi) norma, fotografía soleada del gran Alejandro Ulloa que privilegia los amarillos y terrosos, estupenda secuencia pre-créditos donde todos muestran sus habilidades especiales y su perfecta coordinación (hay que subrayar la economía narrativa de Castellari que no pierde tiempo en desarrollo ninguno y define a los personajes únicamente por lo que hacen y como lo hacen, perdiendo cualquier entidad dramática pero ganando inmediatez y una cierta idea de la iconicidad), detalles tan impagables como el bazooka avant la lettre, cinismo al por mayor, traiciones sin cuento y en general un ritmo tan, tan trepidante que atropella incluso al guión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario