lunes, 14 de mayo de 2018

Eurovisión 2018

El peor festival de Eurovisión desde el 2010. Ninguna canción potente merecía ganar, tan solo por descarte y con los canones de siempre, con deciros que lo mejor fue el intermedio con las actuaciones de Sobral pues queda todo dicho.
España a lo de siempre, a dar pena. Una actuación de dos chavales, ella bien, el de pena ( no sabe cantar y alguién debería decírselo) puesta en escena patética, vestuario trasnochado, canción ñoña... sinceramente, parecían salido de una pesadilla de los setenta y se merecían el último puesto.
Para ganar Eurovisión hay que tener una historia: Hace años ganó una mujer con barba, el del año pasado llevaba marcapasos y la de este año sufrió Bullyng. La canción tiene que ser marchosa y diferente y si tienes frontera con varios países mejores.
La canción de Israel era una mierda pinchada en un palo que recuerda a la del Chikilikuatre, todas las canciones eran ridículas y flojas este años pero antes que Israel y España, se merecía ganar cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario