sábado, 5 de mayo de 2018

Desintegración de Yugoslavia

Con la desintegración de Yugoslavia, Sarajevo se convirtió en la capital de la independiente República de Bosnia y Herzegovina en 1992, estallando las hostilidades entre las tres nacionalidades principales del país. La Guerra de Bosnia se prolongó durante 4 años y tuvo a Sarajevo uno de sus principales escenarios donde los serbobosnios llegaron a controlar prácticamente la totalidad del área metropolitana, así como algunos sectores de la propia ciudad de Sarajevo sometiendo a sitio al resto de la ciudad controlada por bosníacos. La guerra duró hasta 1995, causando la destrucción en la ciudad por los intensos bombardeos.


La firma de los Acuerdos de Dayton oficializaron la división de la Sarajevo de preguerra entre dos ciudades distintas: por un lado, la ciudad de Sarajevo propiamente dicha (compuesta por la totalidad del territorio de los municipios de pre-guerra de Centar y Novi Grad, así como por la mayor parte de los de Stari Grad y Nuevo Sarajevo) y que pasaba a ser capital de la Federación de Bosnia y Herzegovina y también de la República de Bosnia y Herzegovina; y por otro la nueva ciudad de Sarajevo Oriental capital de iure de la República Srpska y constituida por parte del territorio de los municipios de pre-guerra de Stari Grad y Nuevo Sarajevo, así como por los municipios metropolitanos de Sokolac, Trnovo, Pale e Ilidza Oriental); quedando, de esta manera, Sarajevo y Sarajevo Oriental como ciudades contiguas y adyacentes. La reconstrucción de Sarajevo comenzó inmediatamente al cesar las hostilidades y, alrededor de 2003, la mayor parte de la ciudad ya había sido reconstruida, aunque seguían siendo visibles algunos edificios en ruinas en el centro de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario