miércoles, 16 de mayo de 2018

Crónicas Birmanas

El otro día, un gran amigo que emprendía un viaje mochilero por el sureste asiático de varios meses me comentaba que había descartado Birmania por el problema que estaba habiendo con los rohingya, que no quería aportar dinero a un gobierno que estaba cometiendo un genocidio de ese calibre. Yo creo que conseguí viajar por el país sin engrosar significativamente las arcas del Gobierno birmano que era en 2007 igual de despiadado que ahora. Y mi visita al país me permitió conocer a gente maravillosa y acercarme un poco a una cultura que se mantiene muy alejada de la nuestra. Mi viaje a Birmania fue un viaje en el tiempo y en el espacio.


Mi recomendación es por lo tanto que viajen a Birmania. Pero como eso no es tan evidente les propongo un maravilloso sucedáneo, el espléndido libro de Crónicas Birmanas del canadiense Guy Delisle. Guy es un autor de novela gráfica que viaja por el mundo, primero por razones de trabajo propio y después como pareja de una cooperante de Médicos sin Fronteras. Es este contexto llega a Birmania en 2006, donde pasa un año.

El libro de Guy da una imagen del país desde una perspectiva muy amplia, la del trabajador expatriado que tiene que vivir ahí, pero también desde la inocencia de un observador imparcial que no entiende nada de lo que le rodea. Es una historia de amor y de rechazo, sentimientos que inspira ese país en proporciones muy similares. El hecho de que se trate una novela gráfica en primera persona vuelve el relato más empático y más ligero. No es un relato épico, es un relato sencillo y autobiográfico sin excesivas pretensiones pero cuyo resultado es incuestionable.

De Guy Delisle se pueden comprar todos los maravillosos libros de viajes y también, muy recomendable para aquellos que tenga hijos, el fantástico Manual del mal padre. Pero en estos momentos, si les interesa entender un poco más este complejo país, el libro de Crónicas Birmanas es absolutamente indispensable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario