viernes, 25 de mayo de 2018

Belchite

Belchite viejo para muchos es trasladarse a un pueblo fantasma y descubrir la Guerra Civil Española, una guerra que para muchos nos queda lejos y para otros es solo lejanía si no puro desconocimiento. Puedes andar por la calle y preguntar a cualquiera por este pasado, por esta guerra tan nuestra, y seguramente te encuentres con mucha gente que no sepa ni quien luchó, cuando y cuantas vidas se perdieron. En cambio, si preguntas por la Segunda Guerra Mundial no me cabe duda que habrá mucha más gente que pueda hablar y contarte un sinfín de cosas sobre ella. Belchite es uno de los valores vivos más importantes de la Guerra Civil Española, un lugar donde se puede aprender de algo que nunca debió suceder.Se abunda en los servicios públicos y comienzan a aparecer las primeras fábricas de transformación de os productos del campo. A esa calor se desarrolla un movimiento cultural que da luz a revista Revista de Occidente y el surgimiento de deportistas como Dionisio Carreras “El Campana”, o cantantes, principalmente joteros. La dictadura de Primo de Rivera hizo que la iglesia recuperase gran parte de la influencia perdida.

La proclamación de la Segunda República en abril de 1931 trajo una mayor laicizad a toda la vida pública que llevó, incluso, a la intervención del clero en la vida política de la población. En Belchite se pleiteó por la propiedad del Santuario del Pueyo entre la iglesia y el ayuntamiento. Un punto importante fue la Reforma Agraria en la que participaron activamente organizaciones como la UGT, cuyo líder en Belchite era Mariano Castillo que fue representante de los obreros en la Junta Provincial de Zaragoza para la Reforma Agraria.

Tanto en Belchite como en otras poblaciones de la comarca había un buen número de labradores propietarios y jornaleros conservadores ligados a éstos que tendió a votar al partido derechista de la CEDA en las elecciones generales de 1933 y 1936. Estas personas se mostraban partidaria de los valores del orden social tradicional, el catolicismo y la propiedad.

El periodo republicano fue el de mayor esplendor de Belchite llegando a alcanzar la máxima población que ha tenido en su historia, el censo de 1935 fijaba una población de 3.810 habitantes, con tasas de analfabetismo en franca reducción y una florecimiento económico relevante.6​

En las elecciones de febrero de 1936 el PSOE se hizo con la alcaldía de Belchite nombrando alcalde a Mariano Castillo Carrasco. La población contaba entonces, según el censo de 1935, con 3.812 habitantes. El 18 de julio de 1936 se produce el fallido golpe de estado contra el gobierno republicano que desata la Guerra Civil. En Belchite y su comarca los falangistas y la guardia civil van pueblo por pueblo deponiendo a los ayuntamientos del Frente Popular y llevándose detenidos a los izquierdistas más significados, que más tarde serían “paseados” o asesinados a las afueras. Se estima que se fusilaron a un mínimo de 170 personas en los pueblos de la comarca. En Belchite es detenido el alcalde y su familia. Mariano Castillo se suicida el 31 de julio7​ siendo su cadáver hallado en el lugar denominado las Borderas. Su hermano y su mujer fueron también ejecutados. Junto a ellos murieron políticos, maestros como el de Samper del Salz, campesinos, jornaleros y trabajadores, incluso un alcalde puesto por los sublevados, Victorián Lafoz y Benedí, alcalde de La Puebla de Albortón al oponerse al fusilamiento de los republicanos.6​

La población, que había sido ocupada por tropas falangistas tras el fallido golpe de estado y el comienzo de la guerra en julio de 1936, vuelve a manos de la República en septiembre. En 1938 cae definitivamente en manos facciosas.

Entre el 24 de agosto y el septiembre de 1937 se produce la denominada batalla de Belchite dentro de la ofensiva del ejercito republicano destinada a la toma de Zaragoza y aliviar la presión que el frente Norte intentando evitar la caída de Bilbao y Santander realiza.as necesidades de alojamiento creadas por los destrozos de la guerra y de dar cobijo a los prisioneros que iban a trabajar en las obras de construcción del Pueblo Nuevo, un destacamento de un millar de hombres,3​ dieron lugar a la construcción de un campo de concentración que fue conocido con el nombre de "Rusia" o, más popularmente, la "Pequeña Rusia" haciendo referencia a que los que estaban en él, familias de Belchite consideradas de izquierda y prisioneros republicanos. El campo permaneció abierto desde 1940 hasta 1945 y sus instalaciones, dedicadas después de su cierre a diferentes fines, especialmente agrícolas, se conservan 80 años después.

El origen del campo tiene lugar en 1938 tras la caída del pueblo en manos de los insurrectos. Auxilio Social construye 15 barrocones donde son alojados vecinos considerados de izquierda que no habían abandonado el pueblo. Con el comienzo de las obras del Pueblo Nuevo pasa a alojarse allí el batallón de prisioneros republicanos obligados a trabajar en ellas. Las extremas condiciones de vida y trabajo a las que fueron sometidos provocaron la muerte de muchos de ellos.

El campo se ubicó en un meandro del río Aguasvivas cerca de la ermita de la Virgen de los Desamparados, en la carretera de salida del pueblo hacia Lécera, frente a las ruinas del antiguo seminario menor. Está formado por tres estructuras: un gran pabellón al que se adosan perpendicularmente otros cuatro. Tenía instalaciones varias como capilla y torre de vigilancia.1

No hay comentarios:

Publicar un comentario