lunes, 12 de marzo de 2018

Rebellion " A Tragedy in Steel Part II: Shakespeare's King Lear"

Rebellion " A Tragedy in Steel Part II: Shakespeare's King Lear" Power Alemania 2018
1. A Fools Tale
2. Dowerless Daughter
3. Thankless Child
4. Stand up for Bastards
5. Storm and Tempest
6. Demons of Madness
7. The Mad Shall Lead the Blind
8. Black is the World
9. Battle Song
10. Blood Against Blood
11. Truth Shall Prevail
12. Farewell

Tomi Göttlich: Bajo
Michael Seifert: Cantante
Oliver Geibig: Guitarra
Stephan Karut: Guitarra
Tommy Telkemeier: Batería



Banda curiosa estos Rebellion y no por su creatividad que son un simple calco de Grave Digger, Wizard o Sabaton sino por que se dedican basicamente al álbum conceptual. Ellos crean un álbum conceptual, una primera parte y al cabo de los años te sacan la segunda parte. Retoman por tanto la historia de Shakespeare que fue el primer álbum que editaron en el 2002.
Esta banda fue formada en su día por dos ex Grave Digger, siempre pensé que estos Rebellion lo que hacían era seguir el camino del Excalibur de los Grave Digger. La verdad es que aunque su álbum sea conceptual, ellos no le dan ningún aire atmosférico y que sus álbumes suenan todos practicamente iguales, así que es una banda que o te gusta o note gusta.
A Fools Tale es un tema lineal con un riff extraído de la Nwobhm y unos coros épicos bastante flojos que me recuerdan a los Virgin Steele, te tiras demasiado tiempo esperando que suceda algo que nunca sucede. Dowerless Daughter es un tema típico de esta banda. La voz gruesa y ronca de Seifert, el doble bombo y el groove, siempre a medio camino entre Manowar y los Grave Digger. De ritmo clásico a ritmo clásico, un tema al galope con Thankless Child, lo mas destacable es el ritmo acústico y el cambio de ritmo épico, de nuevo un calco de los Virgin Steele.
Stand up for Bastards es un corte a mediotiempo con un ritmo de metal básico y clásico que es un cruce entre Accept y Saxon, le falta energía por doquier y fallan con los ritmos de la batería que no ofrece lo que en realidad necesita el tema. Ningún tema ofrece un aire conceptual, una línea continuista para contarnos otra historia de Shakespeare, pero eso es algo habitual en  esta banda de Frankfurt. Los temas denotan una falta de tensión y de garra total como Storm and Tempest, donde solo puedo destacar el solo de guitarra.
Los Rebellion prescinden por completo del Power Metal en este trabajo y tiran de ritmos básicos de metal clásico, esa es la lectura de este álbum. No hay grandes temas en este trabajo pero como es habitual en ellos tampoco hay grandes bajones, mantienen siempre cierta regularidad, aunque hay temas de quiero y no puedo como Demons and Madness. 
 El sonido de la batería es horrible, todo es culpa de la producción, temas como The Mad Shall Lead the Blind que exigian contundencia están completamente lastrados de principio a fin por la producción. Black is the World es un mediotiempo que podían haber firmado los Grave Digger o los Running Wild, una melodía que no termina nunca de arrancar. De lo mas salientable de este álbum  es Blood against Blood, un Speed metal ochentero de los de antes. Thruth Shall Prevail es basicamente un calco del anterior tema solo que con unos ritmos mas ochenteros, lo mejor del álbum está sin duda en la parte final. Farewell es un tema de ocho minutos de duración donde simplemente introducen unos ritmos de piano acompañado de los típicos riffs de Doom de Iommi antes de que el cantante retome el tema acompañado de coros. Todos los álbumes de Rebellion suenan iguales, en este caso, menos Power Metal y mas metal clásico con garra y tirando de clichés básicos, quizás menos inspirados de lo habitual y con una producción que no hace justicia a los temas, un trabajo más de Rebellion, ni mejor ni peor que sus anteriores álbumes, simplemente cumplen.

Puntuación: 6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario