viernes, 30 de marzo de 2018

Operación Dinamo

El 26 de mayo a las 23:30 comenzó oficialmente la Operación Dinamo. Bajo un intenso fuego de artillería de las baterías alemanas y bombardeos de aparatos de la Luftwaffe, entre los que se encontraban los bombarderos en picado Stuka, miles de soldados ingleses, franceses y belgas hacían colas en la playa, mientras siete divisiones francesas ofrecían resistencia en los ochenta kilómetros del frente
La Armada británica había preparado una flota con cuarenta destructores y ciento treinta barcos mercantes y de pasajeros, que debían embarcar las tropas en condiciones muy precarias, pues el puerto de Dunkerque había sido devastado por la Luftwaffe, y solo estaba practicable la zona exterior durante la marea alta. Para transportar a los soldados desde la playa hasta los barcos de la Royal Navy, que permanecían en alta mar defendiéndose de los bombardeos de la aviación alemana con sus propias baterías antiaéreas, se utilizaron todos los medios disponibles en la playa.


A pesar de la creencia popular de que se utilizaron para el rescate todo tipo de barcos pesqueros y de recreo disponibles en las costas inglesas, la operación Dinamo fue llevada en secreto por la Royal Navy con la única ayuda de varios buques mercantes. La crítica situación de Dunkerque solamente se dio a conocer al público al final, en la tarde del 31 de mayo, y aunque los dos días siguientes salió al canal una flotilla de pequeños barcos, el número de supervivientes que rescataron fue muy bajo.

El primer día de junio, el intenso bombardeo al que estaban siendo sometidos los puntos de embarque de las tropas aliadas marcó el final de la Operación Dinamo. La operación, ideada en principio para evacuar a cincuenta mil hombres en cinco días, había superado las expectativas.

El 2 de junio a las 3:30 a.m., el último barco partía en dirección al Reino Unido. El resto de las tropas británicas que quedaron en Dunkerque se rindieron a los alemanes, mientras que las tropas francesas intentaron abrirse paso hacia el sur, pero finalmente tuvieron que rendirse.Las pérdidas materiales —armamento destruido o abandonado a los alemanes— habían sido cuantiosas. Sin embargo, en poco más de seis días, se había evacuado a un total de 338 872 combatientes, 215 787 de los cuales eran británicos y otros 123 095, belgas y franceses. Casi un centenar de tanques británicos Matilda Mark I y Matilda Mark II quedaron abandonados o destruidos en Dunkerque.

Desde aquel día, la operación fue bautizada como El Milagro de Dunkerque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario