martes, 6 de marzo de 2018

Golpe de Reyes de David Serafín

Sinopsis: El comisario Bernal es un hombre enterado, al que el rey en persona le encarga un asunto muy delicado, hay que desmontar una trama golpista. Pero debe realizarse con discreción, sin molestar a nadie, porque entre los implicados hay nombres de relumbrón e instituciones que no pueden sonarle a la gente por su propia seguridad.

Opinión Personal:  David Serafín es el seudónimo que usa Ian Michael cuando escribe obras de ficción. Es un profesor gales enamorado de Madrid, a la que considera su ciudad adoptiva. Estudió en la universidad de Londres, Sevilla y Santander y actualmente es titular de la cátedra rey Don Alfonso XIII en la universidad de Oxford. Escribió seis novelas policiacas sobre la España en la transicción democrática de la dictadura a la democracia protagonizadas por el inspector Bernal.
A priori es una novela muy apetecible pues trata sobre el golpe de estado de Tejero pero David Serafín o mejor dicho, Ian Michael se encarga de cambiar nombres, como resulta obvio y también cambia la trama o mejor dicho, la resolución de la trama.
El comisario Bernal es un cincuentos reflexivo y amargado que arrastra su amargura por las seis novelas que protagoniza porque su mujer Geñita no le quiere conceder el divorcio y porque su amante, Toñi, se impaciente esperándolo en el piso clandestino que ambos comparten a expensas de su desconocido hijo y de su mujer.
El resto de la brigada no está muy bien dibujado, hay una mujer y varios hombres, Ian Michael intenta aportar pruebas entre todos y que Bernal saque la conclusión, muy detectivesco y muy clásico que recuerda a los clásicos del género negro, Sherlock Holmes a la cabeza. El problema es que Michael, aunque resida en Madrid y aunque estuviera en Andalucia también bastantes años, no capta del todo ( al menos en esta novela) la esencia del pueblo español y sobre todo su gracia... ahora bien, la novela también tiene sus puntos fuertes y sin duda lo mejor de la saga de seis títulos protagonizada por Bernal es la época en la que transcure y es que su autor hace un fiel reflejo de la tensión que se respiraba en aquel momento, era como si cuarenta años después, los que perdieron la guerra deseaban saltar y tomarse la revalida y los que ganaron la guerra estaban intentando regresar a los tiempos de Franco, una democracia insegura y en pañales, con golpes de estado, con el terrorismo de Eta, el Grapo... etc, ese es el punto fuerte.
La novela va increscendo, sumando pequeñas intrigas casi palaciegas, sucesos extravangantes que hacen que Bernal se huela algo raro... haber, pese a la falta de ese humor que le falta a la novela, se lee de forma fluída pero lo peor es la resolución. Los golpistas deciden dar el golpe de estado el día de reyes magos, y para eso se visten de reyes magos con sus camellos y se pasean por Madrid, el día del desfile se paran delante del rey y le piden que se una a ellos... es la cosa mas ridicula que leí en muchísimos años. Sin lugar a dudas es la peor novela de la saga protagonizada por Bernal, que palicede al lado de otras grandes sagas policiacas de esta época y es que en los años ochenta hubo un boom de novela negra, seguramente el inspector Méndez de Ledesma y Carvalho de Montalbán sean los mas recordados pero hay otros que merecen ser recordados.
También quiero decir que aunque el resultado de su lectura sea insatisfactorio, hay que decir que las otras cinco novelas de Ian Gillan protagonizadas por el inspector Bernal, están mucho mejor que esta y que merecen ser leídas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario