domingo, 4 de marzo de 2018

El Cob una máquina imparable de ganar

La semana pasada derribó en Valladolid dando rienda suelta a su capacidad ofensiva (93 puntos). Ayer, domesticó al Prat desde una defensa casi impermeable. En diez jornadas se ha ido reivindicando y autoconvenciendo sin hacer prisioneros. Dejó escapar vivo al Básquet Coruña y todo lo demás han sido victorias.
La última es la de la euforia. La que obliga a soñar con lo que sea sin importar ya que lo consiga o no. Nadie le puede quitar ya el mérito y el aplauso haga lo que haga de aquí al final.

El Prat, segundo clasificado, se despidió del ascenso directo donde antes ya había caído el líder. Tampoco ellos han podido con el equipo más en forma de la Liga.
Y ninguno por deméritos. Todos han ido claudicando ante un COB imponente en argumentos y en implicación. Ayer, el Prat acabó desorientado, cansado e impotente de ver como ataque sí y ataque también el reloj de posesión se lo comía. Ni cuando tuvo 12 puntos de ventaja (8-20) se sintió cómodo. Nunca lo estuvo porque los ourensanos no regalaron una sola defensa. Se estrenaban las luces de posesión en los tableros y el COB le hizo un rodaje avanzado. Los puso a prueba en todos los cuartos. Ganó el partido desde una defensa que solo se consigue implicándote con el que tienes a tu lado de lunes a jueves. Mañana y tarde.
Johnson y Zamora ya han asumido el rol de líderes. Hicieron 17 de los 25 puntos de su equipo en la primera mitad (25-30) y fueron relevándose en la segunda a ver quién era el más gallo. Sin egoísmos, por puro talento, ambición y galones reconocidos en el grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario