viernes, 23 de marzo de 2018

Doron Jamchi

El aficionado al baloncesto, especialmente si lo era ya en los añorados años ochenta, irremediablemente esboza una sonrisa cuando escucha el nombre de Doron Jamchi, letal tirador del Maccabi de Tel Aviv, considerado probablemente como el mejor jugador de la historia de su país. Desde luego fue el mejor anotador de larga distancia. Dueño de un rango de tiro pocas veces visto en su época, capaz de anotar desde casi cualquier punto de la cancha ofensiva, el escolta macabeo, nacido en Petah Tikva (Israel) el 1 de julio de 1961, fue uno de los principales nombres del baloncesto europeo de hace tres décadas. Con su Maccabi perdió tres finales europeas consecutivas, dos ante Milán (86-87 y 87-88), y una ante la emergente Jugoplastika (88-89). Con su país, ya en el Eurobasket de Alemania 1985, el hebreo alcanzó una suma sideral de 32 triples totales con un colosal 47`8% de acierto en una especialidad que por aquel entonces aún daba sus primeros pasos.


Durante la disputa del Zadar Dogus Basketball Tournament, y tras cuatro días de persecución en pos de una deseada entrevista, Jamchi cita a Libertad Digital en el hall de su hotel, a primera hora de la mañana. Actual hombre de negocios y embajador del Maccabi, donde aún se deja ver por las canchas con los veteranos, acude puntual a su cita, y café y cigarrillo en mano afronta una charla reposada llena de recuerdos a días de gloria y en la que desde el primer momento no duda en reivindicar su figura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario