domingo, 25 de febrero de 2018

La Alcarria

La geomorfología de la Alcarria está dominada por un relieve tabular donde las superficies del páramo son intercaladas por valles de los ríos Henares, Tajuña y Tajo, y vaguadas menores tributarias de éstos, abiertos por la acción hídrica sobre un sustrato cuya génesis petrológica se debe, fundamentalmente y, en líneas generales, a un proceso prolongado de sedimentación endorreica de todos los materiales denudados de las principales cadenas montañosas que flanquean la comarca, esto es el sistema Central por el norte y oeste y el sistema Ibérico por el este y el sur.

Este endorreísmo llegó a interrumpirse en varias ocasiones a lo largo del Cenozoico, por razones de índole tectónica, generándose sobre los terrenos resultantes, redes de drenaje que dependiendo de la coyuntura han discurrido con orientación diversa arrastrando y depositando sedimentos cuya naturaleza es explicable, en gran medida, por los regímenes hídricos de los colectores. Los estratos presentan un buzamiento general hacia el sur y suroeste muy leve según zonas, hecho que, y unido a otras causas, antaño llevó a pensar que todo el conjunto era un relieve aclinal escasamente afectado por ningún tipo de tectónica.El páramo de la Alcarria es bastante uniforme, aunque desciende suavemente de noreste a suroeste. En algunos casos, esa erosión ha diluido por completo el antiguo páramo calizo dejando restos de lo que antiguamente fue una plataforma llana en forma de cerros testigo que conservan la altitud del resto del páramo respecto al valle donde se asientan, como las Tetas de Viana (1144 y 1143 msnm), la Muela de Alarilla (961 msnm), el Colmillo de Alarilla (953 msnm), el cerro de Hita (981 msnm) o el cerro de Huete (928 msnm). La unidad morfológica del páramo de la Alcarria encuentra continuación inmediatamente al sur del Tajo en la Mesa de Ocaña.

En algunas zonas del sureste de la comarca, la mayor proliferación de ríos y arroyos que forman profundos cañones dan lugar a que rompan la planicie caliza con más frecuencia sin dejar apenas espacio para la extensión del páramo y forman algunas pequeñas sierras de transición con la serranía de Cuenca como son el caso de Umbría Negra y la Solana. Por otra parte, la fuerte erosión provocada por los ríos Tajo y Guadiela han dado lugar a la sierra de Altomira, con una formación muy abrupta y escarpada que destaca sobre los amplios valles colindantes.La Alcarria ha basado históricamente su desarrollo económico en la agricultura y en la ganadería. La agricultura se ha diversificado entre el secano, dado en los extensos páramos con cultivos de todo tipo de cereal, fundamentalmente trigo, y las pequeñas huertas de regadío en los valles de los ríos y arroyos.


En particular, unidas a las agriculturas de cereal y hortícola, tienen especial presencia del cultivo del olivo, la viticultura y la apicultura. El olivo es muy abundante sobre todo en zonas donde el glacis no es muy pronunciado y donde los valles de los ríos no son excesivamente escarpados, sobre todo al sur del Tajuña, en las alcarrias baja, conquense y de Chinchón. El cultivo de la aceituna de variedad verdeja o castellana, propia de la Alcarria, ha dado lugar a la producción del aceite de la Alcarria, con Denominación de Origen Protegida en aquel elaborado en seis almazaras que explotan olivares de ciento treinta y siete municipios de las provincias de Guadalajara y Cuenca. Además, se cultiva la variedad camporreal en la zona de Campo Real, dedicada sobre todo a la venta del producto en bruto y a granel.

Aunque la producción de vino está muy generalizada en una buena parte de los municipios de la Alcarria, la producción más extensiva se ha generado principalmente en el corredor entre Mondéjar y Sacedón, en la zona de Arganda del Rey y entre Uclés y Huete. Como resultado de estas zonas de producción, los vinos de la Alcarria se agrupan en tres denominaciones de origen:Mondéjar, Vinos de Madrid y Uclés.

La apicultura ha sido un referente en la comarca gracias a la abundancia de matorrales y plantas aromáticas como el romero, el tomillo, el espliego o la lavanda, que se produce por una favorable orografía caracterizada por la orografía, de entre 600 y 1100 metros de altitud formada por páramos, valles y montes, y el clima mediterráneo continentalizado. La miel de la Alcarria es la primera denominación de origen apícola constituida en España.

Por otro lado, la ganadería ovina y caprina ha sido otro otro sustento económico importante de la Alcarria. Las explotaciones ganaderas, de mayor o menor tamaño, se dan en una gran parte de los municipios alcarreños. Aparejado a esta economía está la producción del cordero de la Alcarria.

Los municipios más grandes cercanos a los corredores industriales y empresariales, como el corredor del Henares, han desarrollado mayormente los sectores industrial y terciario. Guadalajara y Arganda del Rey se han convertido en importantes centros industriales que han generado una extensa red empresarial asociada a la actividad económica del área metropolitana de Madrid. Igualmente, en Brihuega se ha desarrollado una notable industria de azulejería y pavimentos, en Mondéjar de producción de muebles y Torija desarrolla una importante economía logística aprovechando su situación junto a la autovía A-2.

Por último, el turismo conforma otra importante fuente económica en muchos municipios de la comarca, sobre todo aquellos que presentan un importante patrimonio histórico-artístico y en aquellas áreas con condiciones para el turismo activo y de naturaleza, como el mar de Castilla, entre las provincias de Guadalajara y Cuenca, para la práctica de actividades náuticas o la Muela de Alarilla para el parapente y el ala delta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario