miércoles, 20 de diciembre de 2017

el desembarco de Alhucemas


Fueron las circunstancias las que impusieron el cambio de política de Primo. La retirada de Yebala y Xauén, conquistadas por Berenguer en 1920. En la zona oeste del protectorado perduraba una indenifición de las líneas que se había convertido en muy peligrosa, sobre todo después de que Annual hubiera multiplicado la confianza de los rifeños en sí mismos. Primo asumió en octubre del 24 la alta comisaría mientras arreciaban las maniobras de los políticos en Madrid para, aprovechando esta situación, marginarle del poder.
La victoría de Abd el Krim fue causante del giro de Primo respecto al problema de Marruecos y de su posterior éxito.
En mayo del 25 se iniciaron conversaciones entre los dos países que llegaron a una conclusión en un mes, incluía la acción militar coordinada ( que hasta entonces había rechazado el ejército francés para ebvitar atraerse las iras de los rifeños) y una lucha común contra el comercio de armas, al mismo tiempo que se hacían promesas de autonomía. Lo decisivo fue, sobre todo, que las tropas de ambos países aumentaron hasta 500000 hombres. Así se produjo el desembarco a Alhucemas, en septiembre del 25. En abril del año siguiente, era Abd el Krim quien solicitaba entablar negociaciones y al mes siguiente se producía el encuentro entre las tropas se producía el encuentro entre las tropas españolas y las francesas. Coincidiendo con él el diregente rifeño se entregó a los franceses que lo desterraron, junto a 140 de sus partidarios a la isla de Reunión. El gobierno español protesto agriamente pues pensaba somerterlo a juicio por haber exterminado a la totalidad de los oficiales que mantenía en sus manos. En 1926 las tropas españolas experimentaron una drástica reducción y la lucna prácticamente concluyó en 1927 se incautaron muchas armas a los rifeños, en 1929- 1930 la cifra fu tan solo de 54 armas incautadas. El cabecilla rifeño murió en 1963 en el Cairo y la región del Rif siguió demostrando con su belicosidad e indisciplina que no sólo los españoles tenían problemas en ella, tambiénj los tuvieron las autoridades de Marruecos.
La victoría en Marruecos fue el triunfo más espectacular de Primo, pero los objetivos no se lograron sin sangre. El desembarco de Alhucemas sentçó las bases para la política exterior que a continuación siguió la dictadura, al mismo tiempo que explica su permanencia y su volutand de constitucionalización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario