martes, 29 de agosto de 2017

tren eléctrico Jyesa 1949

Entre su gama de trenes orientados hacia chicos se encontraba el set a pilas con la referencia 1949 protagonista de este articulo, representando a escala H0 una típica locomotora diesel estilo USA con dos vagones que corrían por un circuito ovalado de 1,65 por 0,94 metros. Este circuito estaba compuesto por doce raíles curvos más otros seis de rectos.

A lo largo de su vida comercial esta referencia apareció en cajas de distintos diseños aunque guardando el mismo formato de la bandeja-clasificadora de plástico donde se depositan todas las piezas. Por otro lado, con la referencia 1949 también es preciso indicar que aparecieron otros sets con distinto formato y otras piezas, comercializándose muy posiblemente años antes.

Lo cierto es que pese a su aparente sencillez se trató de una buena referencia si consideramos que se destinó a chicos entre los seis y doce años de edad aproximadamente, convirtiéndose en una perfecta aliada a la hora de jugar con cochecillos a escala 1:64 así como también con los soldaditos que aparecían en los sobres sorpresa Montaplex, pues aproximadamente tenían la misma escala.

Los raíles, realizados enteramente en plástico negro e incorporando la referencia 1830 los rectos y 1831 los curvos, desafortunadamente tenían la tendencia a romperse más fácilmente de lo que se deseaba, pues el particular modo de enganche propiciaba que se quebraran las lengüetas que unían un rail con el otro. A pesar de este defecto, aunque de forma sencilla incorporaba un buen nivel de detalle, marcándose incluso las típicas lamas de los travesaños de madera. Tanto los tramos rectos como curvos tenían una longitud de aproximadamente veinticinco centímetros.

En lo que se refiere a la máquina locomotora, la cual incorporó la referencia 1006, también se encontraba toda ella realizada en plástico aunque con una buena profusión de detalles si consideramos que se trataba de un simple juguete. Destaca el hecho que la carcasa se pintó en dos colores: Plateada la gran mayoría de su superficie y negro en detalles como los respiraderos superiores del motor o las bocinas. Aunque a simple vista da la impresión que se tratan de distintas piezas, ello no es más que una ilusión. Por otra parte, la decoración exterior de la máquina se complementó con diversas pegatinas de calidad no muy buena, tendiéndose a desengancharse más a la corta que a la larga.

No obstante, todo el esfuerzo por hacer de ella una buena miniatura casi se fue al traste al incluirle una palanca en la parte frontal que hacia las funciones de interruptor de paro y marcha. Una palanca que por otra parte parecía que la locomotora literalmente sacase la lengua.

Tal y como se ha comentado anteriormente el tren funcionaba pilas, siendo lógicamente la locomotora donde se montó el motor que tomaba la energía de dos baterías pequeñas de 1,5v. A estas se accedía a través de una tramilla situada en la panza de la miniatura aunque la cercanía del tren con ruedas dificultaba la extracción de la tapa. Asimismo tamben era inevitable doblar hacia fuera los laterales de la locomotora, convirtiéndose todo ello en una operación no demasiado sencilla para manos infantiles y posible causante de desperfectos en la carcasa.

Desmontando la locomotora nos encontraremos con un mecanismo muy simple, tratándose solamente de un circuito que tiene su centro en un pequeño motor eléctrico cerrado de dos centímetros de ancho por aproximadamente dos de alto. Como curiosidad comentar que la superficie de la carcasa incorpora la leyenda "Picó Pérez y Cía" de Ibi. Manuel Picó, propietario de la empresa que realizó el motor, abandonó Jyesa después de la Guerra Civil Española fundando una fábrica de helados en Córdoba. No obstante regresaría de nuevo a Ibi en 1942 para fundar "Juguetes Picó".

En cuanto a los vagones, estos eran probamente uno de los puntos fuertes de la referencia, realizados también enteramente de plástico y con una profusión de detalles bueno a pesar de su total carencia de interiores. No obstante, a diferencia de la locomotora, las decoraciones de estos estaban realizadas gracias a una buena serigrafía.



Ambos vagones referenciados con el número 1650 eran totalmente idénticos aunque uno estaba inyectado en plástico azul y el otro en rojo., siendo "reciclados" de otras referencias y destacando el hecho que en realidad no se trataban de vagones para pasajeros sino que eran coches-restaurantes tipo pullman. Un detalle que probablemente a los responsables de Jyesa les debió traer sin cuidado.

El sistema de enganche entre los diversos vagones del convoy era el típico de la compañía, consistiendo en una especie de grapa de fácil unión que los mantenía fuertemente unidos.

De esta referencia aparecieron diversas variantes, una de ellas con los vagones y la locomotora más simplificados, contando incluso con un sistema diferente de enganche consistente en una simple pinza de plástico que se unía a un pivote del otro vagón. A diferencia del modelo analizado en este artículo, estas piezas unidas al tren de ruedas podían soltarse con bastante facilidad del propio vagón.

Desconocemos en que periodo apareció esta versión simplificada, aunque muy probablemente fue posterior y consecuencia de en un esfuerzo para simplificar al máximo el juguete haciéndolo más económico. Otro de los detalles diferenciales de esta versión simplificada era que los vagones ya no incorporaban sus característicos topes así como tampoco las correspondientes pasarelas de plástico negro entre vagón y vagón. Por su parte la locomotora solamente se pintó en color plateado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario