miércoles, 16 de agosto de 2017

Slammer " The Work of Idle Hands"



slammer " the work  of idles hands " 1989. thrash metal. Inglaterra
1. Tenement Zone
2. If Thine Eye
3. Johnnys Home
4. Razors Edge
5. Hellbound
6. Hunt you Down
7. Gods Prey
8. Fight or Fall
9. No Excuses
10. Born to War


 Paul Tunnicliffe: Voz
Enzo Ennecchini: Guitarra
Milo Zivanovic: Guitarra
Russell Burton: Bajo
Andy Gagic: Batería

Una banda de Thrash inglesa que rozó la gloria a finales de los ochenta. Solo estuvieron en activo del 87 al 92 aunque sus músicos siguen ligados a la música. Sacaron al mercado dos álbumes y proceden de Bradford.
Poco o nada tienen que ver con otras bandas de Thrash inglés como pueden ser los Onslaught, Sabbat o D.A.M. Ellos eran una copia exacta de los Metallica y en concreto del Master of Puppets, así que si os gusta ese álbum, os gustan los Slammer.
Este es el típico Thrash moderno de finales de los ochenta y principios de los noventa, ritmos veloces, toneladas de Groove en la guitarra, un cruce entre Testament, Sacred Reich y sobre todo los Metallica, mas o menos este álbum está a la altura de los clásicos de esas tres bandas citadas, tiene mérito porque por mucho que tengan un molde, hay que tener feeling a nível compositivo y ellos lo tienen.
Todos los temas siguen un mismo patrón, la batería presenta unos ritmos suaves, el riff cargado de Groove y una voz trabajada y tirando a melódico, el último trabajo de los catalanes Legión también seguian estas directrices así que ahí tenéis otro patrón para guiaros.
Los riffs siempre lentos y a mediotiempo con un estribillo pegadizo, el típico cambio de ritmo para introducirlo y el solo de manual, lo de siempre, pero es que el Thrash bien ejecutado siempre sabe a gloria. No es una banda cañera pero en los directos los Slammer se crecían un mil por mil. Ese es el mejor piropo que le puedes echar a una banda y ellos eran una banda de directos por eso tenían todo el prestigio que les otorgo la prensa en la época.
Los temas mas destacados de este trabajo son Gods Prey, Hellbound y No Excuses. El estribillo es muy americano, largos, parece que no tienen fin y el plano instrumental siempre en segundo plano. Tienen unos cambios de ritmo muy simples pero demoledores, en los cambios de ritmo tiran del legado de los Testament de Chuck Billy.
Los coros que utilizan en los estribillos recuerdan al Hardcore y le dan a los temas un aspecto mas agresivo que les sienta bien. Los solos de guitarra pues no son gran cosa, unas veces aciertan y en otros, pues no aportan nada al tema. De todas formas, sabes que este álbum no es sobresaliente pero es imposible escucharlo una sola vez. The Work of Idle Hands es un álbum adictivo de Thrash y no envejece con el tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario