viernes, 18 de agosto de 2017

República de San Martín

Las islas vecinas más cercanas son Anguila y Saint Barthélémy, que surge del mismo fondo submarino situado a cuarenta metros de profundidad por término medio. En cambio Saba, San Cristóbal y Nievès son más distantes aunque generalmente visibles.
El litoral de San-Martin se recorta en numerosas bahías confinadas de una treintena de gamas de arena blanca pero se confinan algunas bahías. Se encuentran numerosos estanques de agua salobre (clasificados por tamaño): Gran Estanque de Simsonbaai, Great bay, Estanque de los pescados, Estanque de Grande-Casilla, Estanque Chevrise, Estanque Guichard, Gran Estanque de las Tierras Bajas, (etc) que se formaron en fondo de bahías por cordones de arenas litorales. El resto del litoral es a menudo brusco con acantilados que alcanzan cuarenta metros de cumbre.
Hay una decena de islotes alrededor de la isla, donde el más grande es el muy turístico Pinel con sus tres playas. Es necesario añadir la isla Guirigay situada a tres kilómetros de la costa.
Excepto varios llanos aluviales costeros y de fondo de valles, el relieve es montañoso de gran pendiente. Las elevaciones tienen una altitud media de 300 metros aproximadamente cortadas por varios collados. La más alta cumbre es el pico Paraíso, culminante a 424 metros de altitud, en la zona francesa (que se puede ascender mediante una carretera). Estos relieves son recorridos por alrededor de cuarenta kilómetros de senderos más o menos balizados que penetran el bosque seco y las sabanas.
Existe algunas pequeñas fuentes de agua de escorrentía, más o menos recogidas (siendo “Moho” el más caudaloso en la barrancadaa entre el barrio de Orleans y el pico Paraíso), pero su insuficiente producción causa una infiltración rápida de las aguas. La isla no posee pues ríos permanentes sino rieras generalmente secas que puede convertirse en torrencial y peligrosa en las grandes lluvias y ciclones. Las capas freáticas de los llanos son más o menos salobres.
Una reserva natural nacional fue creada en 1998 y protege islotes y una parte de la superficie marítima.
Entre 1756 y 1763, se sufre las incursiones de los británicos de Anguila (Guerra de Siete Años). Y más adelante, de 1781 a 1783, ocupación por parte de los británicos debido a la Guerra de independencia de los Estados Unidos.
Nueva ocupació en 1794 del ejército británico (Guerra de la Revolución francesa), hasta que en 1796, Victor Hugues llega de Guadalupe y rechaza a los británicos, incluida la zona holandesa. El Comisario de la República Pierre-Charles Dormoy secuestra los bienes que pertenecen a los ciudadanos británicos… y esposa Ann Bayley que es la mujer más rica de la isla. Más adelante, entre 1798-1800 Victor Hugues establece los Corsarios de la República (“CasiGuerra”), hasta que en 1800 los habitantes se entregran a los británicos. En 1816, por el Tratado de París, los Británicos retroceden la parte francesa de la isla a la soberanía francesa. El régimen jurídico aplicado en pasa a ser entonces en teoría aplicable. Un convenio francoholandés del 28 de noviembre de 1839 precisa la aplicación de los acuerdos de Concordia firmados en 1648.

Año 1848: segunda abolición oficial de la esclavitud (pero ya prácticamente de hecho en parte francesa).Mery d'Arcy abre el primer salinos industriales sobre Grande-Casilla y el estanque Chevrise. El año siguiente, es Beauperthuy al salinas de Oriente.
Año 1850: ante el aislamiento y la falta de recursos de la isla, el Consejo privado de Guadalupe adopta el 11 de febrero una deliberación que aprueba un decreto que “concede a la dependencia de San Martín de nuevas inmunidades comerciales, así como de los nuevos favores para fomentar la explotación de sus salinas”. La parte francesa de la isla se beneficia pues, como San Bartolomé, de un estatuto de puerto franco, donde no se perciben los derechos de aduana. Con el final del siglo, a pesar de producciones de calidad (bovinos, algodón, ron, sal), la economía dormita cada vez más. Francia siempre ha querido conservar su soberanía territorial sobre esta pequeña colonia pero la ha considerado como secundario con relación a las otras mayores islas francesas de las Antillas.Son sus insuficientes recursos la causa del poco interés de la metropoli gala.El Gobierno francés se desinteresa de la colonia, excepto para recuperar a algunos soldados en las dos Guerras Mundiales. Numerosos jóvenes van trabajar en Curasao (petróleo), en la República Dominicana (caña de azúcar), a las Islas Vírgenes americanas o en a los Estados Unidos. A lo largo del siglo XX se inicia una gran influencia estadounidense en la zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario