jueves, 31 de agosto de 2017

Jarrapellejos

España 1988 90 minutos. Director: Antonio Gimenez Rico. Guión ( novela Felipe Trigo) Música: Carmelo Bernaola. Fotografía: José Luís Alcaine. Productora: Penélope. Reparto: Antonio Ferrandis, Juan Diego, Lydia Bosch, José Coronado, Amparo Larrañaga, Florinda Chico, Joaquín Hinojosa, Miguel Rellán, Aitana Sánchez Gijón, Carlos Tristancho.
Sinopsis: Extremadura, 1912. Don Pedro Luis Jarrapellejos es el cacique de La Joya, el dueño y señor de vidas y haciendas. Nombra o destituye alcaldes y gobernadores. Hace y deshace matrimonios. No hay nada que no pueda conseguir, excepto a Isabel, bella y humilde adolescente que lo rechaza. Un día, Isabel y su madre aparecen violadas y asesinadas en su propia casa.Interesante adaptación de la magnífica novela homónima (1914) de Felipe Trigo (1864-1916), escritor extremeño que comenzara a publicar con casi 40 años y tuvo una corta y exitosa carrera literaria, abortada abruptamente por su suicidio, achacado a su insistente neurastenia. La amplia fama en vida contrastó con el olvido en el que Trigo cayó después de su muerte, agudizado en el franquismo y sólo paliado a medias con la llegada de la democracia, pues el pacense sigue siendo un escritor poco conocido. 
La película podría imbricarse en la época de grandes adaptaciones literarias que se hicieron tanto para el cine como para la televisión, producciones muy habituales que vinieron a acercar obras españolas, muy conocidas o no, y que normalmente contaron con estupendas ambientaciones y sobresalientes interpretaciones actorales. 


Es el caso de "Jarrapellejos", cuyo retrato de unos años determinados (inicios del reinado de Alfonso XIII) y de una realidad muy concreta (el caciquismo galopante del medio rural español) está bien conseguido, ayudado por el diseño de producción, el entorno natural extremeño y la fotografía de José Luis Alcaine, que remite a los cuadros de la España negra de Gutiérrez Solana. El reparto de actores y actrices está bien compensado, destacando Juan Diego, Miguel Rellán o Joaquín Hinojosa, pero sobre todo el protagonista, Antonio Ferrandis encarnando al cacique Pedro Luis Jarrapellejos, en una interpretación magnética y demostrando lo versátil que era, capaz tanto de papeles amables ("Volver a empezar", "Verano azul") como de otros más turbios ("Parranda" o ésta). 

Lamentablemente la película podía haber sido mucho mejor, y en general pese a su atractivo le cuesta mucho avanzar, no es nada fluida y a quien no se haya leído el libro puede costarle encontrarle el punto, pues no se explica del todo bien. Además, el final, pese a impresionar, es distinto al de la novela (spoiler). Resumiendo, una pena que "Jarrapellejos" se quede a medias, pues conforma un vívido retrato de lo que fue España durante mucho tiempo (y en parte lo sigue siendo), ese país atrasado, pobre y oscuro donde el pastel se lo repartían los terratenientes, los políticos y la Iglesia, con los Jarrapellejos aquí y allá mandando y disponiendo todo a su antojo, desde los matrimonios a las elecciones; esa España de "oligarquía y caciquismo" contra la que inúltimente bramó el regeneracionista Joaquín Costa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario