viernes, 25 de agosto de 2017

Irene de Pierre Lemaitre

Sinopsis: El comandante Camille Verhoeven vive la vida perfecta: está casado con la maravillosa Irène, con la que espera su primer hijo. Pero su felicidad se resquebraja tras un asesinato inusualmente salvaje. Desde que la noticia se hace pública, la prensa lo acecha y cada uno de sus movimientos se convierte en noticia de portada.
Verhoeven descubre que el asesino ha matado antes. Cada uno de sus crímenes parece rendir homenaje a una novela negra clásica, por lo que los periodistas se apresuran a darle un sobrenombre: «El Novelista». Quienes pueden ayudar a encontrarlo se suman a la lista de sospechosos: un librero y un profesor universitario expertos en novela negra. La investigación se convierte así en un duelo intelectual, y en una aterradora carrera contra el reloj.

Opinión Personal:  No me gusto nada pero vayamos por partes. Pierre Lemaitre es la nueva sensación de la novela negra en Francia. El personaje central de esta novela es Camille Verhoeven y su autor quiere convertirlo en una saga que a nível personal no pienso seguir.
Dicen que es la novela mas original de los últimos tiempos, no le veo la originalidad por ninguna. El primer problema que me encuentro es el retrato de sus protagonistas. Siempre ensalzo a los escritores que tratan de dotar a sus personajes de personalidad porque siempre digo ( y todo el que me lee sabe que soy Dios y un entendido en la materia) que el mal escritor es que hace que el argumento gire sobre los personajes y el buen escritor es el que hace que la personalidad de sus personajes lleven la trama de una manera u de otra... pues Pierre Lemaitre es de los segundos, que conste, osea un buen escritor, pero no me atrapa.
No sé que tengo en contra de la literatura francesa, quizás creo que a los escritores franceses les falta sentido del humor, el caso es que el único escritor que encuentro minimamente interesante es Houllebecq.  Lemaitre le da personalidad a su personaje y al equipo que trabajan con el, pero no logra interesarme, porque el personaje central, Camille, me resulta tedioso... y no hay nada peor para un lector que acabar odiando al personaje central.
Camille Verhoeven es un tipo que mide 1.45 y que se hace inspector de policia ( Inverosimil) es un enamorado de su mujer al punto de resultar empalagoso y por momentos incluso miserable porque el amor no es sentir que tu pareja es superior a ti y que estas con una especie de diosa, eso le sucede a Camille y resulta vomitivo, el amor para mí es igualdad y compartir, nada más y os lo dice un tipo que lleva 12 años con su mujer a sus 35 años, eso es todo un record en la sociedad actual.
Declaraciones de amor efusivas por parte de Camille a su esposa se mezclan con el relato y se me hace pesadísimo y me corta por completo el hilo conductor. Mas interesante me pareció el retrato del equipo que trabaja con el, sobre todo el duo Maleval- Louis, donde muy sutilmente Lemaitre nos hace creer que hay algo entre ellos, que se trata de una relación homosexual, lo enfoca así para confundir al lector y resulta que no se trata de un simple cotilleo entre sabanas en la oficina sino de algo transcendental para comprender el final de la novela, creo que esta subtrama es la mas lograda de toda la novela.
El resto de personajes que trabajan con Camille como Le Guen, Cob o que comparten lecho con el, Irene... no tienen personalidad alguna o resultan simplemente aburridos, le falta mucho sentido del humor. El peor de todos los personajes es sin duda el asesino , no resulta creíble en ningún momento.
Un Thriller de asesinatos macabros con un inspector de policía que al lector le infunda entre asco y lástima y un asesino que resulta un bufón a todas luces.... por no decir que adivinar el asesino es un juego de niños. Pese a que se desvela en las últimas 30 páginas, en la 100 si el lector está atento sabra quién es. Tampoco era tan díficil adivinarlo, no había una gran galería de personajes. Un protagonista que no te atrapa y un asesino que no resulta creíble.... difícil salir del atolladero para el escritor... aún así tiene cosas buenas, vamos a ello.
Esta novela pretende rendir culto a las novelas negras. Por lo tanto el asesino realizará crímenes macabros exactamente iguales a los de ciertas novelas de culto como American Psycho de Ellis. Me hizo ilusión que uno de los crímenes fuera basado en una novela de los autores suecos Swallö y no se qué, ahora no recuerdo el nombre. Son dos autores suecos que trabajan en común que plantean una novela del crimen sobría y sin grandes espectacularidades donde lo mas virtuoso es lo real que resulta el trabajo en equipo... precisamente esa es la cualidad que trata de plasmar Pierre Lemaitre en su novela, sin lograrlo.
Un asesino que emula a American Psycho o la Dalia Negra.... por citar solo a dos asesinatos de unos cinco. Como suele ser habitual para despistarnos, pillan a dos incautos relacionados con el crimen y nos tratan de engañar con que pueden ser los asesinos, fácil no caer en la trampa, la verdad.
Me gusta que le rinda culto a todas estas obras y que incluso utilice frases de grandes autores, pero la forma de narrarlo resulta aburrido y al final todo el asesinato pierde todo ese halo macabro y lo único que cuenta es la auténtica pedantería intelectual, así me resulto a mí y mi palabra es la ley.
Sigamos, si no os gusta mi forma de escribir, iros a la mierda, todo el que se pasa por mi blog a leer, me importa una puta mierda,  me importan una mierda los que me critican, los que me ensalzan también me importan una bosta y los que leen y no comentan me la pelan, absolutamente todos me dais igual, solo lo hago porque me entretiene. 
Para el final, el señor Lemaitre se guarda un as en la manga.... sinceramente no se podía permitir un Happy End un autor que trata de rendirle culto a autores como Breston Ellis , Swallö o James Ellroy... caía de cajón incluso de que el final sería tirando a sorprende o macabro, no quiero dar mas pistas.
Tengo la sensación de que el lector siempre va a ir un paso por delante de Lemaitre. Voy guardando mi pluma y apuntando las sensaciones positivas y negativas, dejando claro que las negativas acaban ganando. Lo positivo es el clasicismo de Lemaitre, tengo la sensación de estar leyendo una novela negra de los años sesenta y de vez en cuando se saca de la chistera diálogos bastante ingeniosos. El rendir culto a las novelas negras me pareció una buena idea, ahora bien, de original como nos la tratan de vender, no tiene absolutamente nada. El final es muy oscuro y hasta tiene un punto de psicológico minimamente interesante, aunque muy cinemático , incluso Hollywoodiense y hasta diría que previsible. Lo mejor como apunte antes, las relaciones entre compañeros, sobre todo la de Maleval con Louis.
Lo peor todo lo demás. Un protagonista que no atrapa y que me resulta incluso tan odioso como tedisoso como es el vulgar Camille Verhoven. Un asesino que averiguas quién es a las primeras de cambio y que encima no resulta creíble en ningún momento la motivación que le mueve a cometer esos crímenes. Algo pesado y pedante incluso todas esas recomendaciones literarias que nos introduce el autor... porque al final se trata de eso, tienes la sensación de que es una oda a la novela negra... pero que se olvida de lo principal, un asesino que debe ser atrapado. En líneas generales, pese a sus dos o tres chispazos donde Lemaitre demuestra que es buen escritor, me parece una novela tan irregular como aburrida por momentos, no me gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario