martes, 9 de mayo de 2017

Vigilancia por satélite del antártico

El estudio publicado en Geophysical Research Letters combina más de 24 años de datos de radar procedentes de satélites como Envisat de la ESA y las misiones ERS, así como de la misión Sentinel-1 de Copernicus.

Los radares resultan especialmente eficaces para vigilar las regiones polares, con tendencia a sufrir inclemencias y largos periodos de oscuridad, ya que pueden recopilar información independientemente de la nubosidad, de día y de noche.

Al cartografiar 30 glaciares en la región, el equipo de investigadores observó que, entre 1992 y 2016, la mayoría había retrocedido entre 20 y 30 cm al día, lo que equivale a una aceleración media del 13% en la totalidad de su área.


El equipo también combinó las observaciones por satélite con un modelo matemático del flujo de hielo para completar los espacios en los que carecían de datos satelitales. De esta forma, pudieron calcular que el aumento de velocidad en el desplazamiento de los glaciares ha provocado el vertido al océano circundante de 15 km3 de hielo al año.

Estos resultados difieren de los arrojados por un estudio anterior, que calculaba que la región perdía tres veces más hielo que lo indicado en este reciente artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario