viernes, 19 de mayo de 2017

Tercera victoria de Fernando Gaviria

La etapa de la llanura emiliana recorrió algunos lugares que hacen recordar la grandeza italiana. Se pasó, aún en Toscana, en provincia de Florencia, antes de entrar en la autopista, por Barberino di Mugello, donde nació Gastone Nencini, que ganó el Tour del 60, y cerca del circuito de fórmula 1. Después se cruzó el Valico Appenninico, el tercera de peaje, y se entró en Emilia y allí olía a Módena, donde los motores fenomenales y el vinagre. Y el recuerdo de la grandeza de siempre contrastó para los propios italianos con el presente triste de su ciclismo, que ha dejado pasar 12 etapas sin una victoria patria, todo un récord. Todo el peso de la historia y de las necesidades nacionales recae sobre el siciliano Vincenzo Nibali, que no sabe cómo lidiar con Nairo, a quien considera su gran rival y a quien busca poner nervioso con comentarios cargados de un cierto desaprecio.

La etapa de la autopista le sirvió, de paso, a Omar Fraile para romper a su favor el empate con el esloveno Jan Polanc al frente de la clasificación de la montaña. El chaval de Santurtzi que bogó en la trainera Sotera antes de dar pedales con tanta fuerza en su bicicleta subió feliz al podio para vestirse de azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario