miércoles, 17 de mayo de 2017

Muro " Telón de Acero"




1. Telon De Acero
2. Juicio Final
3. Holocausto
4. Extraño Poder
5. Sólo En La Oscuridad
6. No Aguanto Más
7. Maldición De Kcor
8. Epilogo

Total playing time 31.29

Silver – Vocals
Largo- Guitars
Lapi – Drums
Julito - Bass




El mundo del heavy está repleto de ejemplos de bandas que nunca alcanzaron el éxito que se hubieran merecido, en todos los países tenemos casos de este tipo. En España también, por supuesto. Se pueden citar de carrerilla varios grupos que nunca tuvieron el reconocimiento que se merecían. Me vienen a la mente unos Crom
Muro son una banda aguerrida y desenfrenada, siempre lo han sido, incluso ahora que han vuelto con un nuevo disco, pero especialmente en sus comienzos. Las hormonas, el paso del tiempo, todas esas cosas influyen lo suyo, bueno, y que en el 88 cuando salió este disco el heavy tenía una salud de hierro, nadie era consciente del cáncer que llevaba dentro y que unos más tarde a punto estaría de llevárselo por delante y, claro, nunca volvería a ser lo mismo.

Pero centrándonos en Muro y en este Telón de acero. Muro era un grupo que se caracterizaba por el vozarrón potente y épico de su vocalista Silver. No era un tío con un gran rango vocal, no le pidaís que haga agundos imposibles, porque eso no es lo suyo. Lo suyo era ser la voz de Muro, potente, persuasivo, tenaz, retador y sobre todo muy adictivo, una de esas voces que encaja como un guante en el sonido del grupo, que no rayan sino que atraen, que suena desafiante, tal como es la música de Muro.

La voz se acompañaba de una base rítmica poderosa y de un riffeo veloz, desenfrenado y contundente. Los solos no son la especialidad de la casa, son del tipo ultraspeedico y con ciertos tintes épicos, pero que nadie le pida a Largo virtuosisimo porque no lo tiene. A cambio sí que nos ofrece épica y un speed metal de corte alemán. Algunos lo comparaban a unos Accept más veloces, pero aquí no tenemos las guitarras de Hermans. No me gustan las comparaciones, y realmente estos Muro no necesitan que se les compare a nadie para reconocer que discos como el que estoy comentando o como el genial Mutant Hunter debieran haber colocado a esta banda madrileña mucho más arriba de lo que en realidad llegaron a estar. Todos recordamos su despedida hace unos años, cuando cansados de que las cosas no les fuesen bien hicieron un concierto de clausura. La gente se acuerda o echa de menos las cosas cuando ya no las tiene en su mano, en este país somos así, y así nos va.

Este disco es un auténtico trallazo y además su minutaje es escaso, así que se pasa sin darse cuenta apenas. Arranca con la canción que da título al disco, con una velocidad supersónica y unos riffs muy en la línea de algunas bandas de thrash de la Bay Area ochentera, como el resto del disco, si estuviera cantado en inglés pasaría por una banda de los States sin ningún problema, además de que posiblemente habrían conseguido más popularidad, no en España que aquí somos muy chauvinistas para eso, pero sí fuera. El solo es uno de los más currados del disco. Toda la canción es un ataque a la yugular, letra reivindicativa, la fe en el heavy y todas esas cosas de los 80, pero sin sonar ridículo como bandas tipo Warcry.

Juicio final tiene una base rítmica que me encanta, a medias entre el heavy clásico y el thrash. Por primera vez hacen aparción los coros que le dan mucha fuerza al tema. Bajada de ritmo a mitad de la canción para que entre la guitarra cabalgando, desbocándose.

Holocausto comienza con una guitarra diabólica y tenebrosa, medio ritmo, canción oscura y de letra apocalíptica, riffs agoreros que presagian lo peor para la humanidad, perfecta sincronía entre letras e instrumentalización. Solo sencillo pero efectivo.

Extraño poder vuelve a pisar el acelerador a fondo, grito desencajado de Silver y a correr sin mirar atrás. El minisolo de guitarra es muy épico y queda muy bien en contraposición con el ritmo veloz y machachón.

Solo en la oscuridad comienza con la voz de Silver a capela con una acústica, hasta que la velocidad vuelve a tomar el mando, caña sin descanso, el estribillo es un clásico que seguro que has escuchado más de una vez. Solo ultraspeedico marca de la casa, de los más acertados del disco. Headbanging a tope.

No aguanto más tiene también un ritmo muy rápido pero es un tema con unos riffs un poco más melodiosos que el anterior tema. De nuevo los coros presentes en buena parte del disco hacen acto de presencia para darle un regustillo de épica al tema, muy a tono con el solo de guitarra, breve pero muy intenso. Ritmo machacón de batería y bajo a lo largo de toda la canción, sin concesiones.

Maldición de Kcor, creo que no me equivoco al decir que es un tema que de una forma u otra habrás escuchado en muchos grupos de metal español de los 90, unos riffs y una melodía que dejaron huella en el metal de este país, muchas bandas hispanas han bebido de esta deliciosa maldición. Estribillo mítico que se repite hasta el final.

Epílogo, como su propio nombre indica, marca el fin de este gran disco, comenzando con un riff que recuerda a las bocinas de los griegos en los campos de batalla del  basket heleno, la batalla está servida, las hordas se te vienen encima. La letra y las guitarras le dan un ritmo de desenlace fatal e irremediable. Digno final para un excelente disco.

Album completo: https://www.youtube.com/watch?v=ZnOz2OYPqkw

No hay comentarios:

Publicar un comentario