domingo, 28 de mayo de 2017

Las Hurdes en la guerra civil

Ya en el siglo XIX, tras separarse administrativamente de La Alberca, con la división provincial de Javier de Burgos , los visitantes ilustres de la comarca, que es también un lugar para desterrados, empiezan a crecer. El doctor Bide, en 1982 , tras viajar por Las Hurdes, presenta un informe en el "Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid", en el que denuncia las difíciles condiciones de vida de los hurdanos. La Sociedad "Esperanza de Las Hurdes", dirigida por Francisco Jarrín, obispo de Coria, inicia obras caritativas en la Comarca, que tienen su punto álgido con el I Congreso Nacional de Hurdanos y hurdanófilos, en 1908. En 1904, el poeta josé maría gabriel  compone "La Jurdana" y "A Su Majestad el Rey" subrayando la miseria existente. En 1913, Unamuno dedica un capítulo de "Andanzas y Visiones Españolas" a Las Hurdes, denunciando aún más las condiciones sanitarias de sus habitantes. Posteriores informes de los doctores Gregorio Marañón Goyales y Bardají, que más tarde será Subsecretario de Sanidad, hacen que Alfonso XIII se decida a conocer la comarca en 1922 . Tras la visita real surgen iniciativas para promocionar el desarrollo hurdano, primando el factor asistencial. Las Hurdes, no obstante, pasan a convertirse en el paradigma del atraso del medio rural en España, a raíz de la película Las Hurdes, tierra sin pan de Buñuel realizó en 1932  y en la que se denunciaba la dura situación de la comarca.

Tras la  guerra civil, el dictador Francisco Franco pone en marcha un plan para la comarca cuya base es la repoblación forestal de grandes masas de pinares. Los jornales que estos trabajos proporcionan a los hurdanos ayudan a paliar el hambre y frenan la emigración pero acaban con un ecosistema propicio para el pastoreo y la apicultura, los dos principales sectores de la economía hurdana. En 1976, se produce un nuevo intento de desarrollo, el Plan Hurdes de Manuel Fraga . Pese a la buena acogida entre los hurdanos no tarda en descubrirse el poco efecto en la comarca. Crece, como nunca, la despoblación y los incendios forestales arrasan Las Hurdes. En 1988, el II Congreso Nacional de Hurdanos y Hurdanófilos, organizado por AS-Hurdes, demanda mayor participación de los hurdanos en las políticas que afectan directamente a la comarca. El congreso cuenta con la participación de especialistas de renombre pero, en líneas generales, el nivel de sus participantes es claramente inferior al de 1908. En la década de los Noventa el turismo crece en Las Hurdes y se consolida como una nueve fuente de ingresos. La visita real de 1998, trata de ser utilizada por los hurdanos para ofrecer una imagen de normalidad pero a su vez para ofrecer a la sociedad un lugar con características singulares. Los planes de desarrollo rural, con fondos feder, que, poco después, apuestan por el turismo consiguen que el turismo se consolide como gran fuente de ingresos en la comarca junto con la apicultura y el olivar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario