jueves, 25 de mayo de 2017

Lágrimas sobre Gibraltar de Carlos Díaz Dominguez

Sinopsis: Comienza el año 1969. En la sede de la ONU se acaba de establecer la fecha límite para que el Reino Unido abandone Gibraltar. En previsión de un eventual incumplimiento de la resolución 2429, Franco dicta a Carrero Blanco, su vicepresidente, la orden más delicada que ha tenido que cursar en las últimas tres décadas: preparar la invasión armada de la colonia británica. Para ello, el almirante encarga la coordinación del operativo al ambicioso general José Caballero.
Una de las primeras medidas que toma el Seced es infiltrar en Gibraltar a la cordobesa Isabel Vioque, la primera mujer espía española. Thomas Best, el responsable de la inteligencia británica en el sur de la península, descubre una serie de movimientos inusuales que le llevan a sosprechar que se está preparando una acción militar contra el Peñón y tendrá que convencer a su jefe con algo más que suposiciones. Pero el nueve de junio el gobierno español ha decreatado el cierre unilateral de la frontera. Gibraltar ha quedado aislada.

Opinión Personal:  Me aburrió muchísimo, pero seamos justos y vamos por partes. Primero la operación Mirón ( la reconquista de Gibraltar) nunca sucedió. Así que se trata de una novela de ficción histórica y a caballo entre el Thriller. Pero si existió esa orden incumplida de la Onu de que los ingleses tenían que abandonar el Peñón. El autor se documenta bien y nos ofrece extractos de entrevistas a Carrero Blanco y Franco donde muestran su desencanto con la situación, así que es bien posible que esa idea se les rondara por la cabeza, aunque sabían que una invasión militar a Gibraltar, la Onu, la armada inglesa y la Nato se les echaría encima.
La historia es muy sugerente y no pude evitar comprar esta novela, pues el argumento me cautivo. El punto fuerte de la novela es que pese a que es una historia de ficción, es bastante creíble que pudo llegar a suceder. El autor se documenta muy bien sobre el Peñón, el Cesed, la personalidad de Carrero Blanco... pero ahí se acaba todo.
Capítulos cortos y muchísimo diálogo y poca descripción, la típica técnica del Thriller que atrapa al lector... pero en mi caso no consiguió atraparme por las siguientes razones. Primero porque no fuí capaz de conectar con ningún personaje de la novela, excepto con dos. El personaje de Carrero Blanco está muy logrado. Hombre tranquilo, refleja su pasión por la vida doméstica, la pintura y lo religioso y precavido que era. El otro personaje interesante es José Caballero, el militar al que le encargan la operación militar.  Un hombre ambicioso , sin escrúpulos y ante todo, un fanático.
Estos dos personajes que cite son los mas interesantes y cada vez que aparecen en escena sube el interés en la novela, no puedo decir lo mismo de los demás, ninguno me transmitió nada y sus historias entrelazadas tampoco me seducieron. La historia de la tapadera de correos con los espías españoles en Gibraltar, Isabel Vioque que acaba enamorada de su compañero ( previsible) y como poco a poco empiezan a sospechar de ellos... casi doscientas páginas de la novela para que un policía inglés decida abrir los sobres que la extraña pareja envía a Madrid.
Los espías ingleses tampoco le van a la zaga, sin personalidad y lo que es peor, sin historia. El punto fuerte es la ambientación del Peñón, muy lograda y que historicamente jamás sucedió pero podría suceder, de echo el final de la novela es creíble y conservador... era lo que necesitaba la novela. 
El punto débil es la forma de contar la historia y todo ese juego del ratón y el gato sin acción ninguna que se eterniza y hace que pierdas el interés y la vayas leyendo por temporadas, mas de seis meses para finalizar la lectura de este libro, pese a que por su forma de escribir se debería leer de un tirón, entre medias me leí otros libros.
El juego del gato y el ratón sin que nada suceda de importancia... porque lo único importante es cuando y como se va a realizar la operación Mirón pero el autor se empeña en introducir capítulos y capítulos con historias amorosas de un bando y del otro y sospechas por aquí y por allá y alguna que otra reunión, muy aburrido la verdad.
Creo que podría sacarle mas jugo a la historia. Por ejemplo trata el tema de la sucesión de Franco de puntillas y podría aprovechar lo bien trazado que está el personaje de Carrero Blanco para hacer enfásis en las preocupaciones de su segundo, que por cierto, es el que le sugerió que su sucesor fuera el rey... si, porque al rey lo puso a dedo un dictador, que nadie se olvide en este país con escasa memoria histórica. También podría aprovechar para darnos a conocer las impresiones de la gente del peñón, como se sienten si españoles o ingleses o todos esos trabajadores españoles que iban al peñón de sol a sol por un sueldo miserable. Pero el se olvida de esto y se centra en la acción como todo buen Thriller y ahí es donde patina definitivamente esta novela, que carece por completo de ritmo narrativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario