viernes, 12 de mayo de 2017

Euzko Gudarostea

Tras el golpe de Estado de julio de 1936 y el consiguiente estallido de la Guerra Civil Española, las provincias vascas de Vizcaya y Guipúzcoa quedaron en territorio leal a la República, mientras que Álava, la provincia vasca menos poblada, y Navarra era tomada por el bando sublevado en los primeros días del conflicto. Si bien las guarniciones militares republicanas se mantenían disciplinadas en las provincias vascas, al quedar éstas aisladas geográficamente del resto de la zona republicana se empezaron a formar grupos de voluntarios para el combate, provenientes de los partidos socialistas, comunistas y anarquistas, pero también muchos de ellos eran adherentes del Partido Nacionalista Vasco (PNV). Ante la gran afluencia de simpatizantes del PNV a las filas de voluntarios, el Gobierno vasco (dominado por el PNV) determina la fundación, a principios de agosto de 1936, del Euzko Gudarostea.


El primer jefe del Eusko Gudarostea fue el capitán de intendencia Cándido Saseta y lo controlaban los diputados del PNV Manuel de Irujo, José María Lasarte y Telesforo Monzón. El 25 de septiembre se constituyó formalmente el Ejército Vasco. Alberto de Montaud y Noguerol fue designado Jefe del Estado Mayor del Ejército Vasco por el primer Lehendakari del Gobierno de Euskadi, José Antonio Aguirre, el 6 de noviembre de 1936, por quién manifestaba una admiración sin límites - “Es la máxima capacidad militar que he conocido y tiene una preparación y cultura no ya popular sino universal.” - El 9 de mayo de 1937 Montaud cesó en dicho cargo, el cual fue asumido personalmente por el propio lehendakari. El mando supremo de las fuerzas armadas quedó en manos del lehendakari el 7 de octubre de 1936.
 lo componían básicamente las organizaciones integrantes que apoyaban al frente popular, el PNV  y sus organizaciones de masas, y las unidades del ejército que fueron leales al gobierno de la República, actuando en coordinación con el ejército de la Segunda república española.
Por otro lado, el control político del Eusko Gudarostea recaía en el EBB Comisión Ejecutiva de Euskadi del pnv), y uno de sus objetivos era mantener el orden público. Tuvo varios enfrentamientos con batallones anarquitas y de la UGT , en tanto el EBB rechazaba los intentos de milicianos anarquistas para desarrollar unarevolución proletaria similar a la que se había ejecutado en otras zonas de la España republicana (como por ejemplo en CATALAÑUÑA O ARAGON). Las milicias vascas dentro del  ejercito popular de la república  mantuvieron su identidad en otros frentes aunque, una vez que quedaron integradas en el Ejército Popular, ya no volvieron a formar un cuerpo similar al Eusko Gudarostea. A pesar de eso, sí conservaron su carácter distintivo tanto enlas campañas de santanter y asturias  como en el resto de los frentes de guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario