martes, 23 de mayo de 2017

Compañeros Mortales

1961 Usa. Western. 93 minutos.Director: Sam Peckinpah. Guión: Albert Fleishment. Guión: Albert Sidney. Música: Martin Skiles. fotografía: william Clothier. Productora: Carousel Productions. Reparto: Maureen Ohara. Brian keith, Strother Martin, Billy vaugham, Peter Ocrotty, Ridley Hill, Steve Croham
sinopsis: La pareja protagonista trabajarían juntos de nuevo 5 años después en Una dama entre vaqueros, junto a James Stewart. Lo cual es curioso porque Brian Keith no fue un actor de primera fila pero se volvieron a encontrar para una nueva película del Oeste. 
Por entonces, para Brian Keith transcurrió su etapa más esplendorosa primeramente con Tú a Boston y yo a California, y señalar por ejemplo su participación en Nevada Smith, con Steve McQueen, y en Que vienen los rusos y otras más o menos importantes.

En cambio Maureen O´Hara era una actriz consagrada, de primer orden.
En esta película extraña del señor Peckinpah no podemos valorar positivamente ni su fotografía, oscura, ni los encuadres (cuando un indio mata al caballo de la pareja el caballo queda fuera de la imagen, no se le ve, hay que adivinarlo), algunas secuencias pedecen de arritmia... Pero advertimos ya toques de su talento. 
Cuando ella se está bañando en la charca, de noche, esa toma de apenas unos segundos resulta aparente y muy hermosa con los reflejos en el agua. El rostro de Maureen, con sus gestos y expresiones, es siempre de un atractivo total mientras que él apenas destaca. 
Son esas incursiones en la intimidad de los personajes a las que después Peckinpah recurriría continuamente para intercalar entre la violencia que manejaría de forma experta en sus películas.
Las apariciones de los indios están muy conseguidas.
El argumento es el de una mujer que quiere enterrar a su hijo (muerto durante un atraco) en un poblado fantasma donde yace el padre de la criatura, asesinado en su día, y él la acompañará a través del desierto con el féretro del niño. Surge inevitable una relación de amor/odio bien llevada que nos enseña la amargura que se posa en el alma que soporta una vida tan difícil. También conseguido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario