miércoles, 3 de mayo de 2017

Cinco tenedores

1980 España. 98 minutos. comedia. Director: Fernando Fernán Gómez. Guión: Esmeralda Adam García. Música: Antonio García Abril. Fotografía: Carlos Suarez. Productora: Bridas. Reparto: Concha Velasco, Saza, Rafael Alonso, Agustín González, William F. Sully, Alicia Sánchez, Manuel de Blas, maribel ayuso, pilar bardem.
Sinopsis: Aurelio y Maruja, un matrimonio que regenta un restaurante de lujo, se tienen que hacer cargo de su ahijado Miguel, pues el padre del chico, el cocinero del restaurante, tras haber asesinado a su mujer por adulterio, ha huido de la justicia. Miguel, que es un atractivo joven, engatusa a Maruja y la deja embarazada. 

Una comedia poco estimulante pero hasta cierto punto divertida. Dentro de la filmografía como realizador de Fernando Fernán-Gómez no resulta ser uno de sus mejores films pero tampoco es de los peores y refleja con un tono amable y cierto ingenio la capacidad que se puede tener para perdonar ciertas debilidades humanas en una historia maliciosa e ingenua al mismo tiempo. La puesta en escena de Fernán-Gómez es correcta sin llegar a la brillantez y a los intérpretes los dirige con bastante solvencia. Concha Velasco y José Sazatornil imprimen cierta gracia a sus respectivas interpretaciones al igual que también resulta simpático el personaje de Manuel de Benito que durante los años 60 había sido actor infantil en varias películas de Pedro Lazaga. Este terceto protagonista es secundado por varios intérpretes de indudable eficacia que completan un reparto atractivo. El guión desprende una sorna a ratos eficaz y analiza con un sentido del humor absurdo y convencional lo que es el tedio en las relaciones de pareja. Con un tono burlesco se muestran los convencionalismos sociales y como se les puede hacer frente. Una irregular comedia sarcástica con cierto aire revulsivo.Posiblemente esta película la hizo de encargo. No es de las mejores. Pero tiene sus puntos y un humor negro finisimo. Aurelio y Maruja es un matrimonio que tiene que acoger al hijo del cocinero de su restaurante. Esto conlleva unas serie de circunstancias que solo el maestro sabe llevar sin caer en lo grotesco ni en lo banal. Pero es lo que tiene las películas de encargo que no terminas de coger el punto. Por eso con algún momento olvidable y un final lógico viendo las espectivas hacen de este film uno de los mas irregulares de su director.

No hay comentarios:

Publicar un comentario