sábado, 29 de abril de 2017

The Doomsday Kindgom" The Doomsday Kingdom"

The Doomsday Kingdom "  The Doomsday Kindgom" Doom Suecia 2017
Temas:
1.  Silent Kingdom
2. Never Machine
3. A Spoonful of Darkness
4. See you Tomorrow
5. The Sceptre
6. Hand of Hell
7. The Silence
8.The God Particle

Formación:
The Doomfather: Bajo
Andreas Johansson: Batería
Marcus Jidell: Guitarra
Niklas Stalvind: Cantante


Es un proyecto de Doom con nombres de sobra conocidos por todos. En realidad este es el proyecto del The Doomfather que no es otro que Leif Endling , uno de los bajistas mas respetados del Doom, bajista de Candlemass desde 1984. Se hace acompañar de Niklas al micro ( Wolf), Jidell a la guitarra ( Royal Hunt, Evergrey, Avatarium) y Andreas Johansson a la batería ( Rob Rock, Royal Hunt, Narnia)
El gran protagonista del álbum no es Endling sino su guitarrista Jidell que nos mata absolutamente con sus enormes riffs y solos, pero no adelantemos acontecimientos. Imposible empezar mejor, Silent Kingdom tiene la oscuridad de Candlemass, la épica de Trouble y aún encima presenta un solo a caballo entre Judas Priest, los Black Sabbath de Zero the Hero y los Mercyful Fate del Dont Break the Oath que pone los vellos de punta y te confirma que no hay solución para ti, si sientes el metal, lo sentirás toda la vida.
 Never Machine tiene esa esencia rockera y un riff cargado de oscuridad, clasicismo en estado puro. Atención al riff atmosférico, épico y oscuro que presenta este tema que combina con esos riffs cargados de maldad y de legado de los Sabbath hará la delicia de los clasicómanos incurables.  A Spoonful of Darkness es un tema que va de menos a mas. Todo el peso compositivo lo lleva Marcus Jidell que se marca un solo de los que hacen época, es un guitarrista clásico pero a la vez le echa un sentimiento a su trabajo que busca siempre la emoción y la complicidad del oyente, es imposible no pensar en Randy Rhoads.
See you Tomorrow arranca con acústicas que introducen esa atmósfera setentera que los padres del Doom, los Black Sabbath introdujeron y que bandas Underground como Necromandus convirtieron en arte. Pienso en National Acrobat de los Black Sabbath y Orexis of Death de los Necromandus. El piano le da un toque elegante a esta composición tan clásica, que combinado con esos coros regrabados sabe darle la épica que necesita el tema, sinceramente nadie se había acercado tanto al legado eterno de los Black Sabbath como The Doomsday Kingdom y mira que lo han intentado cientos de bandas.
The Sceptre quizás no tenga el gancho de los anteriores temas pero nos sorprenden con un cambio de ritmo donde aparece un riff de neoclásico a lo Yngwie con un ligero toque progresivo ( recordad que hay ex miembros de Royal Hunt y Narnia) que le da un golpe de frescura único al tema. Hand of Hell es como mezclar la velocidad y oscuridad de los Mercyful Fate con la atmósfera entre épica y oscura de los Black Sabbath en la era Dio, sencillo pero ejemplar  de lo que es hacer metal con la chistera. Los dos últimos temas son The Silence.... madre mía lo que se sacan de la chistera estos músicos. Un cambio de ritmo atroz que es vertiginoso y que no te esperas para nada. Después de un ritmo a mediotiempo y correoso se pasan a un ritmo progresivo a caballo entre los Judas Priest del Stained Class y los Sabbath del Sabbath Bloody Sabbath que te deja sin respiración. The God Particle es el último tema, nueve minutos y la esencia de los Candlemass sobrevolando sobre nuestras cabezas en todo momento. De nuevo esos cambios de timón y el aire rockero progresivo de los setenta que lo sacude todo. ¿ Que decir de este trabajo? Es un auténtico terremoto en la escala de Ritcher de proporciones épicas, vienen para quedarse y son clarisimamente candidatos a disco del año.

Nota:
9,25/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario