jueves, 6 de abril de 2017

Minnesota Clay

1965 89 minutos. Italia. Spaguetti Western. Director: Sergio Corbucci. Guión: Adriano Bolzoni. Música: Piero Piccioni. Fotografía: José Fernández Aguayo. Productora: Jaguar Films. Reparto: Cameron Mitchell, Georges Riviere, Ethel Rojo, Diana Martin, Antonio Roso, Fenando Sancho, Gino Pernice, Antonio Casas, Julio Peña.
Sinopsis: Minnesota Clay (Cameron Mitchell) es un pistolero que ha sido condenado a veinte años de trabajos forzados por un delito que no ha cometido, pero que logra evadirse del lugar donde cumple la condena. Se dirige entonces en busca del hombre que, con su silencio, contribuyó a su proceso. Su destino es el pueblo de Mesa Encantada, donde dos bandas rivales se disputan la soberanía del territorio: la que manda el feroz Ortiz y la dirigida por el astuto Fox. Al llegar Minnesota, cuya habilidad como pistolero es famosa, ambos jefes procuran atraerlo a sus respectivos bandos, pero Minnesota se está quedando ciego poco a poco... 

no de los mejores sphagetti western realizados fuera de la estela del gran Leone es este "Minnesota Clay" del mejor discípulo de aquel, Sergio Corbucci. El título hace referencia a un pistolero (Mitchell) condenado a 20 años de trabajos forzados por un delito no cometido. Logra escapar del lugar de su castigo y se dirige a buscar al hombre culpable de ello. Por ello llega a un pueblo dónde los dos bandos rivales se disputarán sus formidables prestaciones como pistolero. Ninguno de ellos sabe, sin embargo, que se está quedando ciego... Inspirado en "Por un puñado de dólares", Corbucci dota de estilo, ritmo y buen gusto a la narración, aprovechando muy bien todos los recursos a su disposición y resolviendo la historia (y sacando un jugo excelente a la ceguera del protagonista) de forma elegante y más que digna. Prácticamente magnífica, es una obra muy pero que muy respetable y a considerar.
Este fue el primer spaguetti western de Corbucci. El guión es muy similar a por un puñado de dolares con dos bandos que tienen a un pueblo acojonado y un pistolero que solo se mueve por la pasta en medio de la situación.


Poco original historia. Minnesota clay lleva varios años en la prisión y poco a poco se va quedando ciego. Se enfrenta a la banda en el tramo final cuando ya está ciego perdido y solo se puede valer del oído para cargarse a esos cabrones. Muy divertida la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario