sábado, 8 de abril de 2017

Fai

Resumiendo, la FAI fue tácticamente revolucionaria, con acciones que incluían desde los robos de bancos para la adquisición de fondos, la constitución de bibliotecas populares a la organización de huelgas generales. Apoyó esfuerzos en contra de la dictadura de Rivera y la monarquía, y en 1936, contribuyó al establecimiento del  Frente Popular  a cambio de la liberación de los numerosos presos libertarios. Tras el alzamiento franquista, las organizaciones anarquistas comenzaron a cooperar con el gobierno republicano, no sin controversia. El gobierno republicano tuvo dificultades para controlar las ejecuciones sumarias o ciertos excesos anticlericales o antipatronales. A la vez propulsó activamente la revolución social española del 36  en la cual veía llevados a la praxis sus ideas ácratas (colectivizaciones de tierras e industrias, municipalismo libertario, etc.), aunque ello llevó a la par casos de represión en la retaguardia republicana por parte de faístas (ante la oposición de destacados líderes cenetistas) no sólo contra simpatizantes del fascismo, sino incluso contra republicanos moderados, pequeños propietarios o la Iglesia.

Durante el franquismo continuó clandestinamente, actuando en unión de las demás organizaciones y grupos del movimiento libertario español. Fueron miles los muertos y detenidos de la FAI por las fuerzas policiales del estado franquista. En general su labor estuvo muy estrechamente vinculada a la de la CNT, tanto en España como en el exilio.
Tras la llegada de la democracia se forman grupos en varias localidades, aceptando los postulados ácratas clásicos. Se negó a registrarse legalmente como asociación y manteniendo la independencia económica de cualquier institución. Y por ello tuvo problemas, ya que con la fama que le venía del pasado y toda la leyenda negra que había contra ella provocaron detenciones masivas de sus militantes. Así en el bar Lafuente del barrio de Sagrada Familia (calle Rosellón), en Barcelona, caen detenidos un grupo de 55 libertarios llegados de todas partes de España que pretendían constituir la FAI el 30 de enero de 1977. Un año después se les acusará en los medios de comunicación de estar detrás de la bomba de Scala 
En la actualidad apoya las actividades de la CNT-AIT y mantiene relaciones de estrecha afinidad con el mismo. Hoy en día solamente hay unos 15 grupos federados. La Fai edita un períodico  mensual llamado tierra y libertad  Publica también otro periódico llamado Ekinaren Ekinaz, de ámbito regional, editado por la Federación de Grupos Anarquistas de Euskal Herria perteneciente a la organización. Tiene relaciones con otras federaciones anarquistas internacionales a través de una Internacional de federaciones anarquistas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario