lunes, 17 de abril de 2017

A cabeza do dragón

A cabeza do Dragón’ fue incluida por el autor, Ramón María del Valle-Inclán, en una colección de farsas que, tituló, irónicamente, ‘Retábulo de marionetas para educación de príncipes’. La historia cuenta el viaje al corazón del dragón que se narra en todas las culturas del mundo.
Un príncipe, Verdemar, huye del reino materno por haber desobedecido al rey, su padre. En su caminar, lleno de experiencias, va a dar con el reino de Micomicón, que está temblando bajo el aliento fétido del Dragón. Como es costumbre, le deben entregar a la princesa Brancaflor al monstruo si quieren salvar las vidas y las haciendas del reino.
Enmascarado para ocultar su identidad, Verdemar mata al Dragón con la espada mágica y desaparece. Un capitán de bandidos, Espandián, encuentra la cabeza del monstruo, y con ella va a reclamar el premio: la mano de la princesa y la corona del reino.
Ella rechaza al impostor, y aquí es donde trabaja el Duende, que lleva toda la historia cuidando del príncipe en pago por una antigua deuda: la libertad.

Esta fábula, que es de dominio público, está brillantemente manipulado por el autor. Valle-Inclán introduce elementos actuales, crítica social, bromas políticas, anacronismos argumentales, comentarios ajenos a la tradición del cuento maravilloso… La función liberadora de la risa, la corrupción política, la violencia machista, la anacrónica institución de la monarquía, el miedo a la libertad o a la banalización del amor romántico son temas de la obra que continúan de actualidad. Valle-Inclán con sus oportunas manipulaciones, lleva la fábula al grotesco contemporáneo que él creó: el esperpento.
Entre la magnética influencia de Japón y la potente tradición de la farsa europea, llena de máscaras y de acrobáticos combates, se mueve esta primera versión gallega de ‘A Cabeza do Dragón’ en el 80 aniversario de la muerte de Valle-Inclán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario