miércoles, 15 de marzo de 2017

Real Madrid 76 Barcelona Lassa 75

Algo pareció mejorar en los hombres que entrena el griego Georgios Bartzokas tras el paso por vestuarios. A pesar de la mala tarde de Tyrese Rice, su mayor criterio coral en ataque le permitió ir recortando poco a poco las diferencias, coincidiendo con unos minutos de escaso acierto de su eterno rival.

Con Ante Tomic dominando bajo tableros y Stratos Perperoglou aportando puntos, Petteri Koponen puso a tres a los suyos y obligó a Pablo Laso a parar el partido para evitar males mayores (54-51, min 28).


Aunque el FC Barcelona Lassa llegó a estar a dos puntos tras un triple de Víctor Claver a 1.20 del final del tercer cuarto, el Real Madrid pudo llegar a los diez minutos finales con cinco puntos de ventaja y mucho trabajo aún por delante para llevarse el clásico (62-57).

El equipo catalán aguantaba como podía a remolque, consciente de la importancia de un triunfo en Madrid para elevar su maltrecha moral. Marcus Eriksson subió la tensión con un triple que puso a uno a los suyos con tres minutos y medio por jugar.

Con cinco puntos consecutivos, Jaycee Carroll dio aire a los locales, que acababan de celebrar, con el público puesto en pie, otro récord de su gran capitán, Felipe Reyes, convertido en el mayor reboteador de la historia de la Liga Endesa, lo que obligó a parar el partido para homenajear en el centro de la pista al veterano jugador cordobés.
Dos providenciales robos azulgranas en el último minuto le devolvieron la ventaja en el marcador tras muchos minutos gracias a las canastas de Perperoglou y Tomic, que subió el 72-73 a 26 segundos del final.Randolph anotó bajo aro y dejó veinte segundos a los azulgranas, que sumó dos nuevos puntos por mediación del pivot croata. Con seis segundos por jugar, la bola fue para Llull, que anotó desde tres metros y puso, con su sangre fría habitual, el broche a un clásico vibrante que pudo haberse llevado cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario