lunes, 20 de marzo de 2017

Primeras fotos del sistema con siete tierras

La luz de Trappist-1, una estrella tenue y fría, de las denominadas enanas rojas , es el punto más claro en el centro de la imagen. Para Kepler, en cambio, no fueron directamente visibles los siete planetas del tamaño de la Tierra que orbitan en torno a ella. Lo que sí capta Kepler son las pequeñas oscilaciones en el brillo de la estrella cuando sus planetas se cruzan con la visión del telescopio, provocando oscilaciones en su intensidad.

Los planetas en tránsito, cuando se cruzan entre la estrella y el observador —Kepler en este caso—, bloquean una pequeña fracción de la luz estelar que produce minúsculas distorsiones en el brillo de su estrella. Los telescopios captan estas distorsiones para cazar planetas de otros sistemas solares, con el denominado método de tránsitos, el más exitoso en estos momentos para la búsqueda de nuevos mundos. El propio Kepler reveló de golpe en 2011 más de 1200 candidatos a exoplanetas utilizando su técnica  Al tratarse de un sistema solar mucho más compacto que el nuestro, los planetas de Trappist-1 cruzan muy a menudo por delante de su estrella, proporcionando muchas lecturas a los astrónomos. Como explica la NASA, un planeta del tamaño de la Tierra que pasa delante de una pequeña estrella enana ultrafría como Trappist-1 reduce menos de un 1% su brillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario