viernes, 24 de marzo de 2017

Maoríes

Nueva Zelanda fue uno de los últimos lugares de la Tierra en ser conquistado y colonizado. Nueva Zelanda, uno de los extremos de la gran área polinesia, estaba habitada antes de la llegada de los europeos por pueblos maoríes que, según la tradición, se establecieron allí en sucesivas migraciones Estos pueblos tuvieron que adaptar su economía y su organización social a las nuevas condiciones ambientales y, aislados del resto del mundo, crearon una cultura original.

A diferencia de los australianos, que por diversas razones han ido perdiendo las tradiciones de la madre patria, los neozelandeses han modificado muy poco sus costumbres de ingleses trasplantados al hemisferio austral. Asimismo, a principios del siglo XX, se produjo un notable fenómeno de urbanización, se formaron muchas ciudades de tamaño mediano, pobladas por unos miles de habitantes, en las que la vida se centraba sobre una calle principal con grandes almacenes. Caracteres menos provincianos tienen las cuatro ciudades con funciones de polos regionales de ambas islas.La mayor parte de la rica tradición oral del pueblo maorí la recogieron los eruditos europeos a finales del siglo XIX, conscientes de que este pueblo estaba abocado a la desaparición como resultado de las guerras y enfermedades traídas del exterior. Algunas de las leyendas más importantes fueron publicadas entonces, y de la misma forma se cuenta la historia de los maoríes en el dios hombre que pescó la isla Norte del mar, todas ellas entraron a formar parte de la consciencia nacional. Casi todo el material literario quedó agrupado en las bibliotecas y se consideró un emblema del archivo histórico.son ricos y bastante interesantes, siendo ellos portadores de extrema espiritualidad. Todo presente en la naturaleza es sagrado, representa dioses, y está vivo. Una montaña, por ejemplo, puede ser hermana de otra, y todo lo que existe posee un espíritu llamado Mana, incluso objetos fabricados. Si el Mana es tocado por alguien que no esté autorizado, puede dejarlo y traer la desgracia para una tribu. Una simple lagartija, es considerada emisaria del Dios Whiro, y sin el Mana pudría entrar en tu cuerpo y chuparte toda tú energía vital.Otras tradiciones como el Hongi (foto en el tope de la página), es el agradecimiento oficial Maori. Mientras que en otras culturas deberías dar um beso en la mejilla de la persona con quien te encuentras, los maoris se tocan la nariz de la otra persona con suya propia. No confundir con Hangi, que es la comida tradicional de NZ, hecha con el vapor de debajo la tierra, también una tradición Maori. ugar de reunión para los Maoris. Es un lugar sagrado, donde se debe dejar los zapatos de fuera, y entrar solamente con permiso. El respeto y los cerimoniais, deben ser cumplidos a la raya. Explicándolo mejor, un Marae es el punto de encuentro de la comunidad, es la verdadera casa de un Maori donde elMana está siempre presente. Marae el lugar donde se celebran fechas, fiestas, bodas, funerales además de reuniones de los jefes de la aldea. Todo que es importante para aquella comunidad, es decidido en un Marae. Para un Pakeha entrar en un Marae, es necesario pasar primero por una cerimonia llamada Te Wero en cual  un miembro del sexo masculino, hará una performance de la Haka, y enseguida colocará una lanza en el suelo. Mientras espera fuera, el visitante expresará que vino con intenciones de paz, y sólo entonces tendrá permiso para entrar (la foto en el párrafo arriba ilustra la ceremonia). La entrada está siempre ornamentada con esculturas y bellíssimos dibujos en madera pintada de rojo, representando las tribus y la espiritualidad y son características de todos los Maraes esparcidos por la NZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario