sábado, 18 de marzo de 2017

Krasnodar

Rusia y Turquía libraron numerosas guerras con el objetivo de establecer el control sobre la zona del mar Negro. Durante gran parte del siglo XVIII la zarina Catalina la Grande detentó la corona del país y esta ciudad está muy ligada a ella. En uno de sus viajes hacia las tierras conquistadas a los turcos en el sur, su amante Potemkin erigió a lo largo de la ruta por la que pasaría edificios con bellas fachadas para esconder las casuchas que componían la ciudad recién fundada (en 1794) como Yekaterinodar (regalo de Catalina). Después de la Revolución de Octubre Yekaterinodar fue rebautizado como Krasdonar. El significado del nombre otorgado por los comunistas es Krasno-, que significa "rojo", y-dar, que significa 'regalo'. Por lo tanto, el apelativo significa regalo de color rojo. A Catalina la Grande, relevante figura de la historia rusa está dedicada una estatua en la calle Krasnaya levantada en un parque rodeado por viejas calles. Hay cerca una mezquita en Pushkina 61 y destaca la fachada neorrenacentista restaurada de Kommunarov 8. También lleva su nombre la catedral, Catedral de Santa Catalina, que es además la patrona de Krasnodar.
La parte más antigua de la ciudad es el centro histórico de Krasnodar, que se compone de bellos edificios, la mayoría del siglo XIX, bien conservados, o que se han restaurado y reconstruido. Vagar por esta zona a través de las callejuelas, o mejor aún subir a un tranvía destartalado por ul Kommunarov y disfrutar de la vista es una magnífica forma de tomar un primer contacto con la ciudad. El lugar más interesante de Krasnodar es la calle Krasnaya. Divida en dos partes por un Arco de Triunfo, al comienzo de la misma está la Sala de conciertos de la Sociedad Filarmónica de Krasnodar, considerada por algunos como la que tiene mejor acústica en el sur de Rusia; en el otro extremo se puede ver el Centro cinematográfico Avrora. Los fines de semana de verano parte de la calle Krasnaya se convierte en una zona peatonal y se llena de gente y animación: músicos callejeros, karaokes, artistas, vendedores y jóvenes compiten por el espacio en una vía repleta de cafés, bares y tiendas de ropa.

Krasnodar está apodada como el granero de Rusia por su importante producción agrícola. Más del 40 por ciento de toda su economía está basada en ella.  La industria alimentaria ha crecido en paralelo a la producción agrícola y está representada por la vitivinicultura, el aceite, la carne, lácteos y conservas. Krasnodar Krai abarca regiones climáticas diferentes. Los dos tercios al norte del río Kubán tienen un clima continental y un paisaje estepario.La parte meridional de la región, sin embargo, es mucho más suave, “más mediterránea” , así como la costa del mar Negro, con un clima subtropical húmedo. En la frontera con Georgia y Abjasia las temperaturas son frías, de alta montaña. Quizás toda esta variedad paisajística hace que la zona sea una de las que mayor número de hoteles tiene de toda Rusia. Es una de las preferidas por los turistas que buscan tanto las grandiosas pistas de esquí alpino y las rutas de montaña de la Cordillera del Cáucaso, como los centros de veraneo en la costa del Mar Negro. Además, Krasnodar Krai rodea la región rusa enclavada en la República Adygea, también conocida como área circasiana. En cuanto a otras poblaciones cercanas, se puede visitar Sochi, Anapa, Novorossiisk, Kropotkin, Timashevsk…
Se extiende en más de mil kilómetros, desde el noroeste hacia el sureste, entre el mar Negro y el mar Caspio. En las montañas del Cáucaso del Norte se encuentran las pistas de esquí más populares: Krasnaya Polyana, Dombay y Prielbrusie. Krasnaya Polyana es un lugar bellísimo rodeado por cimas de montañas, prados alpinos, desfiladeros, cursos de agua torrenciales y cascadas. En verano, primavera y otoño en estas montañas se puede practicar rafting en los ríos Mzymta y Bélaya, emprender marchas a pie para descubrir pintorescas cavernas y yacimientos arqueológicos. Pueden ser tanto paseos cortos de un día como caminatas de larga distancia. Las rutas ecuestres son otra alternativa para gozar de la belleza de las montañas caucasianas: lagos glaciares, prados alpinos, desfiladeros... En la región de Tuapsé, en el territorio de Krasnodar, hay  muchos dólmenes, monumentos prehistóricos únicos, rodeados de aureolas míticas. También existen miles de cuevas, que han conservado las huellas del hombre primitivo. Las más visitadas son Akhdírskaya y Vorontsóvskaya en la región de Sochi... La cordillera del Cáucaso es la verdadera joya de la región: no hay que perdérsela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario