viernes, 3 de marzo de 2017

Hellwell " Behind the Demons Eyes"

Hellwell " Behind the Demons Eyes" Heavy/ Doom/ Progresivo Usa 2017
Temas:
1. Lightwave
2. Necromantio
3. To Serve Man
4. Its Alive
5. The Galaxi Being
6. The Last Rites of Edward Hawthorn

Formación:
E. C Hellwell: Teclados, Bajo, Sintetizador
Mark Shelton: Cantante, Guitarra, Piano
Randy Foxe: Batería


Hellwell es un proyecto paralelo de Mark Shelton " The Shark" No es la primera vez que Shelton crea un proyecto paralelo a Manilla Road. Ya lo había echo otras veces, pero digamos que es la primera vez que le da continuidad y regularidad a su proyecto musical.
Mark Shelton se encuentra en un gran momento creativo y tiene la necesidad de trasladarlo al público. Hellwell se creó en el 2011 y este es su segundo disco. Este proyecto paralelo a Manilla Road, cuenta con tres músicos. Mark Shelton se encarga de la voz, la guitarra y el piano. Randy Foxe se encarga de la batería. Randy Foxe de 57 años fue batería de Manilla Road de Manilla en diferentes etapas, del 84 al 90 y del 94 al 2000, para algunos es el mejor batería que pasó por Manilla Road.
En cuanto a E.C Hellwell.... solo hay especulaciones. No sé sabe realmente quién es y resulta muy curioso que esta banda lleve su nombre. En los últimos tiempos ya aparece en los créditos de algunos temas de Manilla Road. Se dice que es un amigo de Shelton y que es escritor aparte de músico, que le vino un día con una historia para componer letras del Playground to the Damned y que Shelton quedó maravillado. Otros dicen que es el mismo Mark Shelton, en fin, una nota curiosa dentro de este trabajo.
Behind the Demons Eyes es que saldrá editado el 14 de abril del 2017 a través de High Roller Records, sello que se vuelve a anotar un tanto por fichar a un grande como Mark Shelton, quizás el sello que mejor roster tiene en cuento a metal tradiccional se refiere.
Falta un mundo para su edicción pero se trata de uno de los mejores álbumes del año, de ahí la reseña. Behind the Demons Eyes es un álbum muy diferente al primero de Hellwell,  aquel Beyond the Boundaries of Sin editado en el 2012. Ese primer álbum era mucho mas teatral, donde el protagonismo recaía sobre teclados y sintetizadores. Menos atmosférico y mas directo al grano, con un metal rudo es lo que te vas a encontrar en este segundo trabajo.
Un heavy metal muy ochentero, completamente opuesto a lo que Shelton está haciendo ahora mismo en Manilla Road, donde está apostando por la acústica y los aires atmosféricos y conceptuales. Este Behind the Demons Eyes es como viajar a los tiempos del Crystal Logic o Into the Abyss.
Lightwave es un medio tiempo machacón que tiene un ritmo muy logrado gracias a la unión del riff con los teclados, logrando que suene épico y oscuro a la vez, con un Shelton con una voz retocada y muy grave, sin ese tono tan nasal suyo en la parte final del tema, viene el solo. Necromantio sigue la buena onda del anterior tema. Un tema que tarda en arrancar con un inicio donde comparten protagonismo batería y teclados. El riff épico me parece brillante. El tema va poco a poco ganando en intensidad hasta que aparece un riff minutero, limpio, speedico y agudo que recuerda a Judas Priest y que dota al tema de otra dimensión.
To serve Man es un tema lento donde se combinan esos dos registros vocales, el nasal y el tirando a gutural. Un tema mucho mas " Gothic/Doom" en cuanto a atmósfera y con un solo muy setentero, me recordó a Mystification pero también al Playground to the Damned.  Siguen explotando el aspecto mas teatral con Its Alive, combinando aspectos de los setenta y primeros ochenta y recobrando protagonismo ese teclado que me recuerda a los Death SS entre otras bandas.
The Galaxy Being es uno de los temas mas brillantes que presenta este trabajo, un corte con un gran trabajo de Randy Foxe a la batería, con un toque muy metalero y acelerado y esas pequeñas ínfulas teatrales a cargo del teatro, me recuerda a un cruce del Into the Abyss y el Mystification.
Buena despedida con The Last Rites of Edward Hawthorn, un tema donde aparece el teclado de nuevo con un ritmo muy gótico y de Occult Metal, algo que exploran bandas como Vampyromorphia en los últimos tiempos. Me gustan mucho los solos de guitarra en este trabajo. El de este último tema es muy setentero y de nuevo vuelvo a soñar con una mezcla de Black Sabbath con Judas Priest y ligero toque de Angel Witch. Empieza con distorsión y va poco a poco cobrando en intensidad con el trabajo purpleliano de teclados de fondo, muy de jam session.
Tiene alma este álbum. Es como volver a los tiempos mas poderosos de los Manilla Road. Demuestra Mark Shelton que está en un momento creativo pletórico y con este Behind the Demons Eyes se saca de la chistera uno de los mejores álbumes del año.

Nota:
9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario