martes, 14 de marzo de 2017

Escocia quiere un nuevo referendum

No han pasado todavía ni tres años de la anterior consulta escocesa, en la que los separatistas perdieron por diez puntos, cuando vuelven a intentar romper el Reino Unido, a pesar de que habían prometido que el referéndum de 2014 zanjaría el debate para una generación. El argumento de Sturgeon es que los escoceses tienen «derecho a elegir entre un Brexit duro o un país independiente». Apela al hecho de que mientras que el Leave se impuso en el conjunto del Reino Unido, en Escocia ganó la permanencia en la UE por 62%-38%. También reprocha al Gobierno de Londres que «no se ha movido una pulgada» a la hora de suavizar el Brexit y atender al deseo escocés de mantener la vinculación con la UE y la permanencia en el mercado único. «Nos hemos encontrado con un muro de intransigencia», dijo sobre la respuesta de May a sus demandas de un acuerdo a la carta para Escocia en la relación con Inglaterra.
.
Por ahora la única reacción del Numero 10 de Downing Street ha sido advertir que «no aceptaremos nada que maniate a los diputados» de cara a la votación de esta tarde de la Ley del Brexit. Hace solo once días, May acudió a Glasgow al congreso del Partido Conservador en Escocia y ofreció un sentido discurso unionista, que de poco le ha servido. El Gobierno de Londres tiene que autorizar el referéndum. La Constitución no escrita británica es abierta, pero no lo normal es que lo permita, pues lo contrario abriría un peliagudo debate constitucional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario