jueves, 30 de marzo de 2017

Elisabetta Sirani

A los diecinueve años Elisabetta comenzó a pintar como actividad profesional y pronto se hizo cargo del taller de su padre  cuando se encontró incapacitado por la enfermedad conocida como la gota  o enfermedad de reyescomo era llamada en la antigüedad, la misma es generativa y ataca las articulaciones por el exceso de ácido úrico en el organismo. A través del arte la joven pudo mantener a sus padres y sus tres hermanos. Su trabajo era tan maduro y su producción tan vasta que se corrió la voz de que era el padre el que realizaba las obras y luego ella las firmaba. Para deshacer el rumor, la pintora creó su obra en público el  16 de mayo  de 1664  La joven trabajaba con asombrosa rapidez y su taller llegó a ser visitado por amantes del arte de toda Europa , interesados en presenciar su proceso pictórico.

En todos estos ámbitos desarrolló sus obras en torno a temas históricos y religiosos. También realizó varios retratos, pero que no se tienen en la actualidad, salvo sus autorretratos. Una de sus primeras obras fue San Jerónimo en el desierto  que se encuentra en la Pinacoteca Nazionale de Bolonia. Un ejemplo de tema histórico es su obra “Porcia hiriéndose el muslo” (1664), que representa a la esposa de Brutus tratando de probar a su marido que es digna de su confianza, hiriéndose el muslo para demostrar su valentía, cualidad asociada comúnmente con los hombres. Esta es una escena de Julio Cesar, como está contada por Shakespeare Otro ejemplo de esta temática es Beatrice Cenci, obra dedicada a la imagen de una joven (de igual nombre, Beatrice Cenci, abusada sexalmente por su padre y que fue condenada al cadalso, junto a otros miembros de su familia, por haber sido ellos los que le pusieran fin al abuso de Francesco, ante la constante tolerancia de las autoridades. La pintura es adjudicada, por algunas personas, al pintor Guido Reni, cuando en realidad es de Elisabetta.Aunque no conoció a Beatrice, puesto que el hecho había ocurrido muchos años antes, la pintora reflejó en su arte, la visión que tenía de ella entes de morir.

En su temática religiosa tuvo gran aprecio de la iglesia  que luego de conocer sus aguafuertes le hizo varios encargos, entre los que se encuentra “El Bautismo de Cristo” para la iglesia de Certosini. Otras de sus obras fueron Virgen con el Niño y de la Sagrada Familia, obras con las que alcanza su pintura mayor prestigio.También la nobleza se interesó en el trabajo de Elisabetta. Entre sus clientes más prominentes se encuentra el Gran Duque Cossimo  En 1644 pintó el retrato del Príncipe Leopoldo , y el Príncipe Heredero de la Toscana  le encargó una Virgen.
El estilo de su pintura difiere un poco del de sus Dibujos a lápiz y a tinta  caracterizados por fuertes contrastes de  luz y sombra . En concordancia con la escuela clásica boloñesa, en su pintura suaviza más los contrastes con sombras tostadas. La composición es simple, la pincelada rápida. Algunos califican su estilo como de tendencia decorativa y otros también han notado dificultades en sus dibujo anatómico, tal vez por no poder representar desnudos con modelos vivos.
El Retrato de Anna María Ranuzzi con La Claridad (1665) es un ejemplo de la retratística boloñesa de la segunda mitad del siglo 17 . Se realizó a partir del encargo del hermano de la retratada, la cual se muestra como representación de la maternidad por encima del rango social. El profesor y especialista en arte italiano babette bohn  ha calculado que Elisabetta firmó un 70% de sus obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario