viernes, 10 de marzo de 2017

Celta 2 Krasnodar 1

Por el extremo izquierdo llegaron las mejores ocasiones de los celestes en un primer tiempo en el que rozaron la perfección. De cada arranque de Sisto nació una ocasión y casi siempre con el sueco John Guidetti como finalizador. Sólo le faltó acertar porque dispuso de tres ocasiones muy claras. Con un Krasnoder lastrado por las bajas -Kaboré, Kaleshin o el goleador Smolov-, el Celtadominó de manera abrumadora con su fútbol eléctrico. Movió el balón con rapidez y buscó, una y otra vez, las bandas para superar la defensa rusa. Cabral con un cabezazo (min.10) y Wass con un libre directo (min.24) también levantaron a los aficionados de sus asientos.

El Celta se sintió muy superior pero le faltaba golpear. Antes del descanso Sisto, tras una gran jugada personal, y Aspas, con un tiro lejano desde la frontal, volvieron a rozar el gol. El premio llegó a los cuatro minutos de la segunda mitad: Wass, con un potente disparo de falta directa, superó a Kritsyuk, al que Guidetti molestó con su gesto de golpear el balón (min. 49). Pero el equipo vigués cometió un grave error. En vez de tranquilizar el juego y de obligar al Krasnodar aestirarse, permitió que el choque fuese de ida y vuelta, de ataques alocados y poco control en el centro del campo. Y lo pagó. Primero avisó Podberyozkin con un disparo que se le fue alto; después lo castigó Claesson, quien tras un gran gesto técnico superó a Sergio Álvarez (min. 55).
El gol del empate destrozó, momentáneamente, al Celta, que desapareció del campo, sobre todo por su incapacidad por adueñarse del balón. Y su herida pudo agrandarse porque Ramírez rozó el 1-2 con un disparo cruzado dentro del área que salvó Sergio. Superó el Celta su momento crítico. Volvió, en los minutos finales, a tener la pelota, guiados por Jozabed; a lanzarse al ataque por los costados. Y en el minuto 90, en un centro de Hugo Mallo, llegó un cabezazo impecable de Beauvue para certificar una victoria

No hay comentarios:

Publicar un comentario